Mostrando las entradas con la etiqueta velas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta velas. Mostrar todas las entradas

¿Por qué debemos encender una vela a la Divina Providencia cada 1 de mes?

 Ya desde los últimos días del año que termina y sobre todo el día 1 del año que comienza, los católicos compran sus doce velas y las llevan a bendecir al templo. Cada día primero de mes, encienden una vela en su hogar y la dejan consumirse en honor de la Divina Providencia.

Ese día van a la iglesia y asisten a la Misa de la Divina Providencia, oran ante la imagen de la Santísima Trinidad y depositan tres monedas en la alcancía especial que suele tener tres ranuras para la ofrenda, si bien este 2020 podemos orar desde casa.

---

Te recomendamos leer: Oración a la Divina Providencia para iniciar el mes

---

Esa es la tradición que hemos recibido de nuestros mayores y que cumplimos celosamente y enseñamos a los que vienen detrás de nosotros. Pero, ¿qué significa esa tradición?

¿Quién es “la Divina Providencia”?

La palabra providencia viene del Latín y significa ver por. Los papás tienen providencia sobre sus hijos, siempre están viendo que no les falte salud, educación, comida, ¡todo lo bueno que los hijos necesitan y que los papás dan con tanto amor! Ni siquiera esperan que se lo pidan, el amor prevé las necesidades del ser amado y las resuelve con generosidad.

La Divina Providencia es el amor paternal de Dios.

Así es Dios con nosotros. Es un papá bueno y lleno de amor que nos da lo que necesitamos en el momento preciso y nos da aunque nosotros ni siquiera lo pidamos ni sepamos que nos hace falta. En cambio, como buen papá, no nos concede aquello que le pedimos si él sabe que nos hará daño.

Eso es la Divina Providencia: el amor paternal de Dios.

¿Cómo se dice?

Cuando un niño recibe un regalo, los papás le dicen “¿Cómo se dice?” y el niño, que ha sido bien educado, contesta inmediatamente “¡Muchas gracias!” y el donante se alegra con el agradecimiento. Nos gusta que nos den las gracias y eso nos predispone a seguir dando.

Somos bien educados y por eso damos gracias a Dios porque nos ha dado casa, vestido y sustento. Y, además, muchas cosas más.

Nuestra vela del primero de mes significa nuestra acción de gracias.

Las velas

Las velas, para nosotros los católicos, tienen diversos significados.

El primer signo es el de la luz. Jesús es la luz que viene a iluminar nuestras tinieblas de muerte y de pecado. El Cirio Pascual es signo de Cristo resucitado, luz, vida y salvación.

La vela es signo de fe. En el bautismo recibimos una vela encendida en el Cirio Pascual que se confió a nuestros padrinos y papás para que la mantuvieran encendida hasta el final de nuestras vidas.

La luz es signo de alabanza. Ante el sagrario arde una luz roja para hincar nuestra oración constante a Jesús. Cuando encendemos una vela indicamos que queremos estar presentes siempre ante Dios nuestro Señor. Esa vela significa nuestro deseo de gastarnos, consumirnos, al servicio de Dios.

Las tres monedas

El depositar tres monedas es una respuesta cristiana a la generosidad de Dios. De él recibimos casa, vestido y sustento, y nosotros queremos ser como él y proporcionar a los hermanos más necesitados esa casa, vestido y sustento. En algunas parroquias de destina lo recolectado en la alcancía de la Divina Providencia a obras de caridad, a la pastoral social.

¡No contamine!

Cuidado con contaminar tan hermosos signos con vestigios de magia o brujería.

Nada de que una vela de tal o cual color es para el dinero, o para el amor, o para la salud, o para evitar las envidias. Eso es brujería y es pecado contra la Divina Providencia.

Tampoco se vale el llevar a bendecir semillas mágicas, o borreguitos, o cruces de ocote, o monedas, o espejitos, o sábilas elegantemente vestidas con moños rojos. Todo eso está en el campo de la magia y ofende a Dios. No echemos a perder la hermosa costumbre de las velas de la Divina Providencia.

Ocasión para una oración en familia

Podemos aprovechar esta tradición para facilitar una reunión familiar de oración en el momento de encender nuestra vela. Invitemos a cada miembro de la familia a dar gracias por lo que ese mes ha recibido de Dios y oremos juntos por el bienestar familiar o por el de algún miembro necesitado de la familia.

El uso de la velas y veladoras en el Catolicismo



EL USO DE LAS VELAS Y VELADORAS EN EL CATOLICISMO
Por Álvaro Molina

En repetidas ocasiones nuestros hermanos protestantes nos atacan con el tema de las velas. Suelen decirnos que las velas no están mencionadas en la biblia y que por eso encender velas en los templos es anti bíblico.

Las velas no se conocieron en Europa hasta ya muy empezado el siglo II después de Cristo. Es decir que cuando Jesús y sus apóstoles predicaron el evangelio, incluso cuando San Pablo, San Pedro y los demás escribieron sus epístolas, las velas eran desconocidas. Solamente se usaban lámparas de aceite. Por eso esperar que se mencionen las velas en la biblia es como esperar que también se mencionen los motores o las computadoras.

En la biblia encontraremos elementos que Dios mismo ha escogido para glorificarlos como signos de su divina presencia. A estos elementos los llamamos signos sacramentales. Entre ellos están el agua, el fuego, el pan, el vino, la luz, el aceite (CIC 1146-1152; 1189). El fuego es el que nos interesa en este tema.

El fuego lo tenemos presente casi que en toda la sagrada escritura. Vemos a Dios como columna de fuego guiando al pueblo israelita en el desierto (Éxodo 13,21-22). Vemos esa misma columna de fuego repeliendo al ejército egipcio. Ese mismo fuego se hace presente como fuego abrasador y mata a todos los que quisieron desplazar a Aarón y rendir un culto profano a Yahvé (Levítico 10,1-2). Juan el Bautista advierte que detrás de él viene uno que bautizará en Espíritu Santo y fuego (San Lucas 3,16). Y no podemos olvidar las lenguas de fuego sobre las cabezas de los apóstoles en el día de Pentecostés (Hechos 2,1-3).

Lo bíblico es el fuego, propiamente la llama. No importa si procede de una vela o de una lámpara de aceite. Lo importante es la llama de fuego, y principalmente la intención al encender esa llama.

Los católicos encendemos velas en nuestros templos por nosotros. No es algo que tenga que ver con la salvación. Tampoco es algo que ofende a Dios. Es simplemente cosa de la iglesia. Decimos que encendemos las velas por nosotros porque es algo que queremos hacer. Cuando terminamos nuestra oración y nos retiramos del templo, el dejar una vela encendida es para simbolizar nuestra presencia en oración. Es como querer decirle al Señor, tal como lo hiciera el Buen Ladrón, «acuérdate de mí, acuérdate de mi oración». No es algo que tengamos que hacer obligatoriamente, y nada nos va a pasar si no lo hacemos. Es sólo algo que queremos hacer usando un signo sacramental, en este caso el fuego.

El fuego permanentemente encendido es un mandato bíblico. Así se hacía en el templo, según lo que leemos en Levítico 6,12-13: «El fuego se mantendrá encendido sobre el altar; no se apagará, sino que el sacerdote quemará leña en él todas las mañanas, y pondrá sobre él el holocausto, y quemará sobre él la grasa de las ofrendas de paz. El fuego se mantendrá encendido continuamente en el altar; no se apagará.»

Algunos dirán que los judíos no le encendían velas o lámparas a las imágenes. Obviamente eso es cierto, los judíos no le encendían lámparas a las imágenes del templo, pero debemos recordar que esas no eran las imágenes del catolicismo, las cuales hoy sirven para representar a aquellos santos y santas, que nos han dejado sus grandes ejemplos de entrega por amor a Cristo. Las imágenes del templo de los judíos en aquel tiempo no representaban a ninguna persona. Eran meramente decorativas. Si un judío le hubiera encendido una lámpara a una de esas imágenes, habría sido tan descabellado como que hoy alguien le encendiera una vela a la escultura de una jirafa.

Hablando un poco acerca de las imágenes católicas, nuestros hermanos protestantes suelen decir que Jesús nunca mandó a hacer imágenes. Eso es cierto, pero debemos recordar que las imágenes son cosas de la iglesia, que no van en contra de los elementos del plan de salvación que Jesús dejó en marcha. El bautismo, la comunión, el perdón de los pecados, la extremaunción, esos sacramentos son los elementos de la salvación. Las cosas de la iglesia, mientras no contradigan las enseñanzas de Jesús y no vayan en contra del plan de salvación, no ofenden a Dios.

Encendemos velas con la intención de simbolizar la prolongación de nuestra presencia al terminar nuestra oración y retirarnos del templo. También lo hacemos para recordar que Dios es fuego abrasador, que Cristo es la luz del mundo, que el Espíritu Santo es fuego que bautiza y otorga dones a su iglesia.

El fuego es casi la explicación perfecta para la Santísima Trinidad. La llama es Dios, la luz es Cristo, y el calor es el Espíritu Santo. Tres elementos distintos, un mismo fuego, de la misma manera que Dios es tres personas distintas, pero un solo Dios verdadero.

No olvidemos que estos temas de apologética son para el crecimiento en la fe de ustedes, hermanos católicos. No son para ir a trenzarse en infructuosas e interminables discusiones con los hermanos protestantes. Son para poder disipar esas dudas que a veces otros pretenden plantarnos, o que simplemente nos surgen.

Pax et bonum.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES