Mostrando las entradas con la etiqueta testimonios. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta testimonios. Mostrar todas las entradas

Esculpió a Jesús en un árbol seco, le dio “nueva vida” y él dejó las drogas



30 años lleva Pedro Ortega sumergido en el oscuro mundo de las drogas, y cuatro de ellos viviendo en la indigencia, cuando vio un almendro seco mientras caminaba errante por las calles de Valledupar (Colombia), y en ese momento supo que en ese árbol podía tallar la figura de Jesús crucificado.

Muchos no creyeron que podía hacerlo, porque para ellos Pedro Ortega no era más que un vagabundo adicto a las drogas. Sin embargo, para su gran sorpresa, con sólo un par de herramientas en pocos días él concretó la obra en ese árbol ubicado en el Parque de las Madres.

Fue en 2021 cuando él se animó a esculpir a Cristo crucificado en ese encino seco. Al concluir la bella obra, Pedro Ortega le dio “nueva vida” al árbol, y justo ahí comenzó su camino de rehabilitación.

“Esta obra es una consagración -señaló Pedro Ortega al periódico El Pilón-, porque Dios le da a uno un don, y uno tiene que multiplicarlo. Yo evalué el espacio y me di cuenta de que era el lugar ideal para esculpir a Jesús. Porque un artista ve la piedra según la forma de la obra hecha, y por eso fue que escogí este árbol”.

El talento de Pedro Ortega

En la familia de Pedro Ortega hay muchos artesanos, de quienes él heredó las habilidades: hay carpinteros, ebanistas, modistas y pintores. Y hoy todos celebran su decisión de someterse a un proceso de rehabilitación.

Su tío Edwin comentó que Pedro solía entregarse a la elaboración de “sus muchas esculturas religiosas”, como las de la Virgen María y otras del Santo Ecce Homo, de gran devoción en la región.

“Dios le dio un don para que saliera adelante. Toda obra que comienza no la entrega hasta que quede lo más perfecta posible. Lo hace con un amor y dedicación incomparable”, dijo su tío Edwin al periódico El Pilón.

Nueva vida, de la mano del Señor

Mary Aponte fue una de las personas que lo apoyó cuando era un habitante de calle. Ella también valora su talento: “Él es tallador de esculturas netamente religiosas. Las vecinas del parque le dábamos cualquier cosa para que se alimentara”.

Hoy Mary Aponte asegura que el arte de Pedro Ortega merece reconocimiento internacional. Además, ella sigue muy de cerca su proceso de rehabilitación, que lleva a cabo de la mano del Señor.


De familia atea, viviendo con su novio ateo, amigos sin fe... Ella se ha hecho católica en la Pascua

 



DE FAMILIA ATEA, VIVIENDO CON SU NOVIO ATEO, AMIGOS SIN FE... ELLA SE HA HECHO CATÓLICA EN LA PASCUA

Kirsten Braidwood es una joven estudiante de Historia Medieval en St Andrews University , la universidad más antigua de Escocia, fundada en 1413, por el Papa Benedicto XIII, es decir, el aragonés Pedro Martínez de Luna, el "Papa Luna", cerca de la ciudad de Dundee. Kirsten se ha hecho católica esta Pascua de 2019 después de pensárselo unos años.

No ha sido fácil para ella: viene de una familia atea, convivía con su novio y tuvo que mudarse a otro espacio, y los amigos y compañeros de la universidad no entienden su opción. Pero ella siente que así debía ser.

"Fui educada en una familia atea"

"Me bautizaron en la Iglesia Anglicana pero fui educada en una familia atea", explica en el Scottish Catholic Observer. A los 19 años, en un grupo femenino al que acudía estaban explorando un texto muy especial: el capítulo 16 del Evangelio de Juan. En él, Jesús promete que habrá persecución ("cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios, porque no conocen al Padre ni a mí") pero también promete que el Espíritu Santo dará guía y consuelo a los perseguidos.


"Cuando escuché las palabras fue como si algo empujara mi corazón", explica.

Kirsten, en un cuidado selfie en Facebook


Comparando diversas iglesias

En St Andrews hay muchas iglesias de denominaciones distintas y estilos distintos. Kirsten visitó unas cuantas y exploró las distintas ofertas. "No tenían mucha reverencia ni santidad en su culto, ni ponían énfasis en la Eucaristía", señala.

Cuando se mudó a la cercana ciudad de Dundee, encontró cerca dos iglesias: ambas eran reverentes, agradables y católicas. Se parecían más a lo que ella había conocido en entornos anglicanos (que en Escocia son muy minoritarios, ya que es un país de tradición mayoritaria presbiteriana desde el siglo XVI).

"Ahí podía ver que había un culto real, no solo una adoración simbólica. Tenía esa sensación de que hay una razón para que sea así. Le pedí a Dios que no detuviera ese deseo en mí, y que si Él lo deseaba, yo me haría católica. Y él avivó ese deseo en mí. ¡Sólo podía pensar en eso, era todo lo que pensaba!", recuerda.

Después pudo hablar con el capellán católico de la universidad y confirmar así su decisión.

Cohabitar con el novio, y ateo... no ayuda

Había complicaciones. La familia de Kirsten era atea. Y ahora ella se había ido a vivir con su novio también ateo. La cohabitación extramatrimonial no es la forma católica de hacer las cosas. El capellán de la universidad, el padre Michael John, sabía el ambiente del que ella llegaba y no le metió prisas.

El padre Michael John Galbraith es capellán de
la universidad de Saint Andrews, donde los
católicos son minoría y de muy diversos orígenes
"Él sabía de mis relaciones, cómo fui educada... eso ayudó. Yo sabía que tenía que cambiar mis actos, pero todo esto lo vivía conviviendo con un ateo. Al final me dije: ¿vale la pena no hacer lo que sí quiero? Y dejé Dundee y mi apartamento. Fue un poco caótico, pero sabía que Dios me ayudaría".

Kirsten explica que su mentalidad ya había cambiado. "Ahora creía en un Dios que creó al hombre y la mujer. Ya no puede ser que las cosas no me importen. Tengo la obligación de decir que no puedo simplemente hacer lo que me viene en gana".

Amigos en la universidad que no lo entienden

"Todavía tengo alrededor gente en la universidad que me discute estas cosas y no me siento muy capaz de expresar mi opinión en voz alta. La universidad la presentan como ese lugar donde haces lo que quieres, donde vas a lo loco con sexo y drogas y todo eso", lamenta Kirsten. Dos amistades suyas que han acudido a los ritos de acogida en la Iglesia "tienen una cisión muy secularizada de las cosas, vienen de una cultura muy contraria" a lo religioso, explica.

De octubre a Navidad acudió al grupo de preparación para entrar en la Iglesia, con los vídeos del obispo Robert Barron sobre la fe católica y la presentación de diversos temas. En enero hubo un mes de descanso y reflexión y de abril a mayo estudiaron con más detenimiento el Catecismo y mejoraron sus lazos como grupo.

A Kirsten le sorprendió la variedad de personas que acudían al grupo. "Había una chica de Hong Kong que no tenía ningún trasfondo cristiano. Otra que tenía un origen ateo. Y tres madres con niños que llevaban un tiempo educando a sus hijos ya como católicos. Yo les tenía algo de celos: eran gente que sabían dónde pertenecen". Toda la gente en los entornos católicos que ha conocido, en el grupo, las parroquias y en la capellanía católica de la universidad era amable y acogedora.

Kirsten se hace un selfie con su crucecita
Las ventajas del Rosario

También le gusta el Rosario, un tipo de oración estable y repetitiva y que ayuda a la relación con María y con Dios. "Siento que puedes sentirte cercano a María, que sufrió mucho y sabe lo que es ser santo. Puedes pedir a María, como tu madre, que te acerque a su Hijo. Estuve en varios grupos de oración en diversas iglesias y tenías que componer tus propias oraciones, hablar en voz alta de cómo te sientes, pero eso no siempre funciona bien si tienes sequía espiritual o simplemente no sabes qué decir. Es genial que la Iglesia Católica tenga cosas como el Rosario para ayudar".

Como católica novata tiene claro que "a misa traes tus cargas, y las presentas en oración; si entiendes eso, creo, es muy útil".


Le dijeron que nunca sería madre debido al cáncer, pero Dios hizo el milagro



Se le dijo que debido a la quimioterapia, las posibilidades de concebir y ser madre eran escasas o nulas

Kayla se casó con su alma gemela, el cantante de country Grayson Rogers, en agosto de 2018. Pero casi 2 años después fue diagnosticada con cáncer de mama. En ese momento los médicos le indicaron que nunca podría ser madre. 

Tiempo después Kayla venció la enfermedad mortal al mantener su fe en Dios. Quien después le cumplió el milagro y en mayo de 2021, ella y su esposo le dieron la bienvenida a su primera hija, Joella Mae.

 “Joella significa ‘el Señor es Dios’ y ‘se hará Su voluntad. ¡Es el nombre perfecto para nuestra pequeña milagro!”, expresó Grayson. 

Lucha contra el cáncer 

El esposo recordó una serie de eventos después del diagnóstico de cáncer de Kayla en octubre de 2019. “Cuando escuchas la palabra ‘cáncer’, no parece real. Cuando llegamos a casa del hospital, realmente no sabía qué hacer o decir. No podía quedarme quieto, así que comencé a limpiar toda la casa”, dijo. Mientras tanto, Kayla decidió llamar a familiares y amigos para dar la noticia lo antes posible. “Obviamente, hubo lágrimas, pero en el fondo sabíamos que Dios nos iba a ayudar”, afirmó Grayson.

“Kayla estaba destrozada. Toda su vida había soñado con ser madre y sentía que sus esperanzas y sueños se derrumbaban”, señaló Greyson. Sin embargo, la fe ocupa un lugar central en la vida de la pareja. 

Por lo tanto, cuando Kayla escuchó que concebir naturalmente sería casi imposible, comenzó a proclamar públicamente que Dios iba a hacer lo imposible y que le permitiría quedar embarazada naturalmente después del cáncer. 

Milagro de Dios 

El Día de la Madre, en mayo de 2020, una niña de su iglesia apareció en la casa de la pareja. La niña le dijo a Kayla que el Señor la había enviado allí con flores proféticas para el Día de la Madre y que al año siguiente sería mamá. 

Unos meses más tarde, en septiembre, Kayla empezó a sentirse mal. Luego, una noche vio a una actriz diciendo los síntomas que sentía en un programa de televisión, y el médico del programa dijo que la actriz estaba embarazada. 

Esto llevó a Kayla hacerse pruebas de embarazo en el baño y se confirmó la maravillosa verdad, estaba embarazada. “Luego clamó a Dios en el baño, agradeciéndole antes de correr por las escaleras para decírmelo”, recordó Grayson, admitiendo que estaba inmovilizado por la alegría. La bebé Joella nació la mañana del 18 de mayo y pesó 8 libras y 7 onzas. 

“Tanto la mamá como el bebé están bien”, publicó Grayson, compartiendo fotos en Facebook y felicitando a su esposa por soportar un parto natural de 6 horas. Joella ahora se acerca a los 2 meses de edad. Tanto Kayla como Grayson atribuyen la llegada de su bebé milagroso a la voluntad, la fe y la oración de Dios. 

“No pierdas la esperanza. Lo que el mundo dice que es casi imposible es definitivamente posible con Dios en el centro”, concluyó Kayla

Era ateo y promiscuo, su novia le dijo «nada de sexo hasta el matrimonio»… y eso lo enamoró, de ella... Y de Dios.

f

El colombiano Alejandro Vélez, Ingeniero en Administración de la Universidad Nacional de Bogotá se enorgullecía de ser ateo, centrando su vida en el éxito profesional, el dinero y el placer sexual con su novia. No podía imaginar que un día, estando de rodillas, conocería a Dios. «Era ateo, totalmente alejado de Dios. Me burlaba y atacaba todo lo relacionado con la Iglesia y con Dios», relata Alejandro en su testimonio.

Sus papás son católicos y cuando era pequeño le llevaban a misa. Bautizado, recibió la Primera Comunión y también el sacramento de la Confirmación. Pero al ir creciendo, ya en el colegio, empezó a vivir experiencias que lo iban alejando de Dios. «Por ejemplo empecé a tener novias y terminando el colegio comencé a tener relaciones sexuales con una novia de entonces. Toda esa falta de pureza me empezó a alejar mucho de Dios».

La influencia de los profesores.

Luego ingresó con 17 años a una universidad pública, la Nacional de Bogotá (Colombia). Siendo aún inmaduro y débil de carácter, dice Alejandro, las creencias de algunos profesores pasaron a ser la suyas. «Ellos no perdían oportunidad para meter su comentario de izquierdas; y sobre todo anti-cristiano, anti-católico, anti-iglesia. Entonces, me enredaron totalmente. Me dejé de llevar de eso».

Estaba convirtiéndose en ateo y tan solo escuchar que se hablaba de Dios o de religión le incomodaba. «Tenía las entendederas cerradas y uno rechaza todo lo que es de Dios. El demonio te tiene agarrado totalmente. Yo no quería escuchar que me dijeran -por ejemplo- eso que estás haciendo con tu novia no está bien. Y por otro lado los profes en la Universidad adoctrinando desembocó en que yo me burlaba de la Iglesia. Decía que la Iglesia es un negocio. Hacía chistes pesados, feos, hasta morbosos sobre la Iglesia, los sacerdotes, sobre Dios y la Virgen».

Su ídolo pasó a ser la ciencia y a medida que avanzaba en los estudios, como también en sus primeros años profesionales, comenzó a surgir en él la soberbia, un carácter egocéntrico, confidencia. «Uno se cree muy bueno. Uno dice yo no robo, no mato, yo leo mucho. Uno cree que se las sabe todas, que sabe mucho de historia, además ya soy ingeniero, trabajo, gano mi propia plata. Mejor dicho, prácticamente no necesito de nadie, soy autosuficiente. Entonces es como un egocentrismo que uno está tan lleno de uno mismo que Dios no cabe, no tiene cabida».

El secreto de esa mujer era Dios

El año 2010 al terminar «por infidelidades» un noviazgo «muy mundano» de seis años y medio, enfrentó una crisis que le llevó a reflexionar sobre la vida que había llevado en todo ese tiempo. En medio de este proceso se fijó en una compañera de trabajo, Johana, cuya permanente alegría la hacía ser muy querida en la empresa. «Era juiciosa, no se enredaba en chismes, buena trabajadora, muy querida, muy buena gente», comenta. Pero un día, conversando con ella, cuando le preguntó cómo había logrado aquel carácter se sobresaltó por la respuesta. Ella le habló de su fe en Dios y que participaba regularmente en una comunidad católica.

A pesar de lamentar que fuese una mujer creyente decidió conocerla un poco más y le pidió que lo llevase a esos grupos católicos de los que ella participaba. Se sintió cómodo, le agradó la gente, las charlas formativas que recibían y regresó en otras oportunidades. Claro que todo era un interés solo intelectual, él seguía con su corazón cerrado a Dios.

Fue al terminar el tercer encuentro al que asistía junto a Johana que algo nuevo ocurrió en Alejandro: «Sentí la necesidad de ir a misa, algo que jamás había sentido», comenta. Y acudió a los pocos días a una Eucaristía. «En esa misa se me vino la imagen de un amigo que yo tenía de infancia y que se había suicidado un año antes. De forma reiterada se me vino el pensamiento de que yo podría haber hecho algo y no hice nada. Sabía que él estaba mal y no hice nada. Creo que esa fue de las primeras veces en que (sin tener aún conciencia de ello) percibí la voz de Dios pidiéndome hacer las cosas bien. Y de alguna forma regresándome esa conciencia que la tenía super adormecida, escondida».

Poco después estando en un almuerzo, Johana lo confrontó advirtiéndole que si él pretendía que fuesen novios, debía saber que ella no tendría relaciones sexuales sino hasta el matrimonio. «Y yo le dije medio sarcástico: «¿O sea que tienes como un cinturón de castidad?» Y ella me respondió firme: «Si lo quieres ver así, sí». Yo quedé confuso diciéndome, pero ¿Cómo así? ¿Qué es esto? Al final le dije: «Me gusta esa convicción, que te hagas respetar»».

Alejandro regresó a su hogar admirado por esa convicción de fe que le mostraba Johana, aunque su relación con Dios continuaba siendo un acto intelectual. «Todo era parte de mi decisión de conocer, no es que yo estuviera convencido de la existencia de Dios». Por esto, cuando ella le sugirió que se confesara le resultaba difícil dar el paso. Pero se dejó acompañar hasta comprender lo que era el examen de conciencia y decidió confesarse, aunque en lo profundo seguía sin experimentar lo que es la fe en Dios.

«Me confesé por fin casi dos meses después de haber llegado y ahí fue donde se me abrieron las entendederas totalmente, de una. Todo encajaba, todo era coherente. Esa nueva fuerza… sentí que Dios me perdonó. Salí de ese confesionario como flotando y nunca me imaginé que iba a pasar eso. Todo era coherente y empecé a sentir una felicidad. Mi alma sentía mucha paz».

Tras esta experiencia de conversión ya han pasado once años, Alejandro y Johana se casaron, formaron familia, asisten regularmente a los sacramentos, llevando una vida de oración y permanente formación en la fe.

Era “bruja”, tuvo una conversión y el demonio quiso castigarla



Aunque a veces parezcan inocuas las prácticas relacionadas con el ocultismo, como el tarot, la hechicería y en especial el llamado New Age -o Nueva Era-, son en realidad pecados graves, pues significan apartar nuestra confianza de Dios y depositarla en pensamientos mágicos, lo cual atenta directamente contra el primer mandamiento, “Amarás a Dios sobre todas las cosas”.

Incurrir en estas prácticas es, en suma, rechazar la luz de Dios, que alumbra el camino de nuestra vida cristina, e inmiscuirse en terrenos oscuros, como le ocurrió a Luisa Lomelí, una mexicana que durante 15 años fue maestra del Feng Shui, una variante New Age de brujería china.

En una entrevista concedida a Jamie Duarte, Director del Centro de Investigaciones sobre Nueva Era, Luisa relata las terribles consecuencias de haberse movido durante tantos años en los terrenos del ocultismo.

Por los caminos del mal

Luisa Lomelí nació en el seno de una familia católica, recibió el Bautismo, hizo su Primera Comunión y fue a un colegio católico; sin embargo, no desarrolló ningún interés por profesar la religión. Y no tardó en dar sus primeros pasos en el ocultismo y el New Age.

Cuenta que comenzó con programación neurolingüística, reiki, sanación y prontamente se hizo consultora de Feng Shui, “sanando” los espacios: la tierra, las casas, etcétera. Y sin percatarse, ya estaba totalmente metida en el ocultismo.

Una excelente “bruja”

Debido a su rápido avance en la aplicación de dichas prácticas, pronto llegó a tener fama de una excelente “bruja” -como se les conoce en el medio-. Ella en realidad creía estar ayudando a la gente que solicitaba sus servicios, pero al tiempo descubriría que estaba haciendo todo lo contrario.

“No te imaginas que estás metiendo a la gente en cosas terribles -dijo Luisa a Jaime Duarte, como parte de dicha entrevista-: estás consagrando la casa y las personas a Satanás”.

Luisa vivió años de un aparente éxito, pero mientras mejor le iba trabajando sobre dichas prácticas, más fracasada se sentía. “Gané mucho dinero que nunca pude disfrutar -dice-. Satanás se encarga de quitártelo todo y de que vivas en la miseria. A veces no tenía ni para comer, todo era para viajes por todo el mundo y perfeccionar la técnica”.

Fuera de control

Cada vez más afectada por lo que ella creía que eran energías negativas, Luisa llegó a participar en un curso para alcanzar la clarividencia, donde a través de ciertos rituales podría obtener poderes, ver más allá de la realidad y acceder a conocimientos ocultos.

En una de las sesiones fue víctima del llamado “síndrome de kundalini”, un dolor que puede ir acompañado de brotes psicóticos: la sensación de entrar y salir de dimensiones sin control, escuchar voces o tener experiencias extrasensoriales, así como sentir hormigueos continuos.

“Yo era una bruja… Me contaminé completamente. Cuando toqué fondo dejé de trabajar, sufría cosas terribles y a las 3:00 de la noche sentía que algo me atrapaba. Fui a ver miles de brujos y chamanes, pero no encontraba quien me sanara”, relata.

De vuelta a la fe

Luisa relata que, debido a la situación que vivía, pidió consejo a una “bruja”, lo cual, paradójicamente, la encaminó de regreso a la fe. Esta “bruja” le recomendó acudir a la Iglesia y pedir que le “impusieran los evangelios en latín”.

Cuenta que en el momento en que entró a la Iglesia experimentó algo impactante: era muy feliz y no podía dejar de llorar; sintió que en la Eucaristía había un milagro, y cuando finalizó la Misa le dio miedo salir de la Iglesia. Sintió que Dios estaba realmente ahí.

Aquel día -relata-, permaneció horas en la iglesia. Comenzó a ir a Misa con frecuencia, y más adelante aprendió a rezar el Rosario. Sin embargo, aún continuó con sus prácticas, cursos y materiales de la New Age.

Hasta que un día, en que volvió a sentir los hormigueos, Luisa dijo que ella pertenecía a la iglesia, y los demonios comenzaron a atacarla: le sucedían cosas horribles.

Así pudo abandonar el New Age

Cuando tomó consciencia de que había abierto puertas que nunca habría imaginado, Luisa se confesó, y el sacerdote le mandó rezar un Rosario. Ella comenzó a rezar siete Rosarios diarios, permanecía en la Iglesia toda la mañana. “Pasé años con muchos exorcistas, y poco a poco empecé a tener mi corazón en la Iglesia”, afirma.

Asegura que en aquel proceso de conversión le sucedían cosas terribles, que más tarde llegó a la conclusión de que eran cosas del demonio, que intentaba hacerla pensar que era equivocado el camino que estaba tomando.

Ahora, Luisa alerta a las personas para que no cometan el error de involucrarse en esas prácticas ocultas, y agradece “la recompensa de un Dios que no se deja ganar en bendiciones”, como la conversión de su familia, el fin de sus ataques espirituales, y el trabajo que consiguió como asesora y acompañante de familias desde la fe.

Era actriz porno, pero Jesucristo salió a su encuentro. Impactante testimonio.



Brittni De La Mora es una antigua actriz de películas pornográficas con más de 375 títulos en su carrera. Fue una actriz muy reconocida en su género actuando bajo el nombre artístico de Jenna Presley, hasta que un día Dios llamó a su puerta y le hizo ver todo lo que conllevaba su trabajo. Ella lo cuenta en una entrevista a la cadena de noticias CBN News, así como el trabajo que desarrolla ahora ayudando a actores a salir de este negocio y a los consumidores a superar esta adicción. 

Cinco muertes en tres meses

La exactriz explicó en la entrevista que tuvo la oportunidad de salir de esta industria, pero lamenta mucho que haya antiguas compañeras suyas que no hayan resistido la presión y el desgarro interior, y hayan acabado suicidándose. En la entrevista señala que en el espacio de unos tres meses, cinco antiguas compañeras murieron por diferentes formas: unas por sobredosis de drogas y otras directamente por suicidio.

Una de ellas, Oliva Lua, murió con apenas 23 años después de tener que sufrir, sin ningún tipo de apoyo de las personas que trabajan con ella en la industria de la pornografía, numerosos desafíos en su vida personal que además le indujeron al mundo de las drogas. Según la cadena de televisión Fox News, la estrella porno de 23 años fue encontrada muerta en un centro de rehabilitación en California.

En esas mismas fechas, otra conocida actriz porno August Ames acabó con su vida ahorcándose. August también recibió acoso por parte de diferentes directores de la industria pornográfica por negarse a grabar escenas con hombres que habían hecho porno gay.

Un tercer caso es el de una antigua amiga de Brittni, Shyla Stylz, la cual apareció muerta en la casa de su madre en extrañas circunstancias y con solo 35 años de vida.

Son historias dramáticas y ejemplo de lo que hace esta industria que solo se preocupa por ganar dinero rápido, sin contar con las consecuencias de quienes trabajan en ella. Brittni, que ahora trabaja con su marido en una Iglesia evangélica ayudando a los jóvenes a salir de la pornografía, confesó que “nada más me hubiera gustado que haber estado allí para ellas”, como sí ha podido estar con otras.

Atrapados por la pornografía

En la entrevista compartió que “a menudo, cuando ingresas a este mundo, ya estás buscando algo. Yo estaba buscando el amor en todos los lugares equivocados. Ingresas a esa industria con una falsa esperanza. Lo que sea que estés buscando en tu vida, extrañamente crees que lo vas a encontrar allí. Y desafortunadamente, ese no es el caso”. Es una frustración que sucede no solo a los actores y actrices que participan y en este tipo de cine, sino también a todos aquellos consumidores que engañados por falsas promesas acaban enganchados a unas falsas esperanzas que saben que nunca van a llegar”.

“Cada vez que entras en una industria tan oscura como esta, resulta que encuentras las puertas abiertas y, dado que estaba buscando el amor, fue como si mi corazón se aplastara cuando no pude encontrarlo allí y se abrió la puerta a la depresión”. Para muchos, continua Brittni, después “vienen las drogas y luego los intentos suicidas y los pensamientos suicidas”. Y, claro, muchos acaban consumando su muerte.

La propia Brittni explicó que ella quería salir pero se sentía atrapada: “Pensaba que si dejaba este trabajo nadie me contrataría y no sería capaz de llevar una vida normal… así que pensé que no había otra salida que suicidarse”, lamentó.

Dios sale al encuentro

Sin embargo, Dios se hizo el encontradizo y esa ayuda vino curiosamente de su propia familia, de sus abuelos, con los cuales comenzó a asistir a la iglesia. Allí encontró a Jesucristo y le invitó a entrar en su vida, pero le tomó tiempo separarse de su mundo de estrella porno: había demasiados compromisos el económicos, personales y miedos a los que enfrentarse.

Brittni explica que “empecé a desarrollar una sensibilidad al espíritu de Dios después de eso. Recuerdo una vez que iba a filmar una escena en Las Vegas y antes de irme al aeropuerto, el Espíritu Santo me dijo que trajera la Biblia. Así que cogí mi Biblia y estaba leyendo el libro de Apocalipsis… y llegué al capítulo 2, versículo 20, donde estaba hablando de esta mujer llamada Jezabel que lleva al pueblo de Dios a la inmoralidad sexual y cómo Él le ha dado tiempo para arrepentirse y si no se arrepiente, entonces Él va a arrojarla a ella y a sus hijos en una cama de profunda angustia. Y cuando leí esa escritura fue como si el temor del Señor cayera sobre mí. Y no solo era el temor del Señor sino el amor y la gracia de Dios porque sabía que Él me había estado dando una y otra vez oportunidades para arrepentirme”.

Una vida renovada

Poco después de este viaje a Las Vegas, Brittni dejó definitivamente la industria del sexo, se enamoró, vivió en castidad su noviazgo y finalmente se casó. Con su marido dirige una asociación para ayudar a adultos jóvenes a salir del mundo de la adicción al porno y ayuda en lo que puede a otras actrices y actores que quieren dejar este mundo.

Ella ha señalado en la entrevista que los cristianos y las iglesias deberían luchar cada vez más por abrazar a aquellos que han vivido vidas ‘duras’ como ella: “La Biblia es clara cuando dice que la bondad de Dios lleva a las personas al arrepentimiento”, dijo.

“Así que tenemos que ser los primeros en mostrar el amor de Dios y mostrar su bondad. Pero para comprender verdaderamente el amor y la gracia que Dios tiene para las personas que están quebrantadas, debes estar en su presencia todos los días. Porque si no estás pasando tiempo en la presencia de Dios, entonces no estás sintiendo su amor por ti mismo y si no has sentido completamente su amor por ti mismo, ¿cómo puedes entregar su amor a aquellos que lo necesitan?”, se preguntó la exactriz. La oración es fundamental por todos los que están en la industria de la pornografía.

Ella continuó: “Jesús murió en la cruz por todos. Por todos los que tienen un pasado como el mío. Por las personas que son prostitutas, drogadictos, todos los últimos, por el hecho de que Él estaba dispuesto a dar su vida por esas personas, necesitamos ser las primeras personas en expresar su amor y no arrinconarlos. Son dignos del amor de Dios”.

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES