Mostrando las entradas con la etiqueta muchos. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta muchos. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de noviembre de 2018

Tres son los que dan testimonio. Un texto revelador sobre la Santísima Trinidad, hoy olvidado por muchos y atacado por otros


TRES SON LOS QUE DAN TESTIMONIO. UN TEXTO REVELADOR SOBRE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, HOY OLVIDADO POR MUCHOS Y ATACADO POR OTROS
Por Frank Morera

“Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra” (I Jn. 5:7)

Muchos teólogos de hoy en día sólo saben poner en duda la Fe de los fieles y no aclararla como debería ser su deber. Algunos andan enseñando que este versículo 7 del capítulo 5 de la Primera epístola universal de Juan está "interpolado" poniendo en duda toda la Escritura.

Argumentan que debería recitar solamente de esta manera : “Porque tres son los que dan testimonio.” Se sostiene que la frase “entre comas” donde se menciona al Padre, al Verbo y al Espíritu Santo, es una “interpolación romanista del siglo VII con el ánimo de otorgar una pseudo prueba bíblica de la doctrina de la Trinidad.”

Los mismos estudiosos dicen también que no está presente en los manuscritos más antiguos en griego, ni en la Vulgata Latina original, sino en una versión más tardía, y de la cual pasó al Textus Receptus elaborado por Erasmo de Rotterdam en el siglo XVI. Se dice también que en los pocos textos donde sí aparece esta supuesta “adición Trinitaria”, se halla en los márgenes del versículo 7, y no como parte del texto. Finalmente se argumenta también que no existe ninguna referencia a este versículo en los escritores cristianos de la antigüedad con la “adición Trinitaria.”

Esta corriente ha tomado tal fuerza a partir del siglo XX, donde la impresión de nuevas Biblias (en algunos casos como la Biblia de Jerusalén) la omiten por completo, y en las versiones protestantes de estudio viene en letra cursiva. Esta teoría modernista y liberal no es más que una manipulación masónica proveniente de la Edad Media, para destruir la credibilidad en la Santa Escritura, despojándola de su Inerrancia e Infalibilidad.

Veamos:

1 – NO ES CIERTO que todos los manuscritos griegos antiguos carecen de este pasaje. Los manuscritos Omega 110, #61, #88, #177, #221, #429, Ottobonianus #629, #634, # 635, #636, #918 y #2318, contemporáneos a estos SÍ LO CONTIENEN.

2 – La razón del porqué en algunos manuscritos se halla escrito al margen del texto, es porque los copistas que así lo hicieron, lo hicieron corrigiendo los textos parcialmente recibidos de acuerdo a la versión original que ellos sabían ser correcta, y de las cuales estos textos carecían. Si hubiesen sido “adiciones al texto original”, hubiese sido una acción altamente temeraria y que habría atraído una condenación inmediata y abrumadora sobre ellos. Algo poco probable en estos días, mucho menos probable en la Edad Media.

3 – El hecho de que se encuentre en algunos manuscritos y otros no, tampoco es evidencia de interpolación. Entre las copias más antiguas de los Evangelios, en el Códex Sinaíticus y en el Códex Vaticanus, HAY MÁS DE TRES MIL VARIANTES en sus textos comparados el uno con el otro, solo en los 4 evangelios.

4 – Otras partes de las Escrituras han seguido las versiones menos populares sin ser esto motivo de disputa. Por ejemplo en las traducciones modernas de Mateo 11:19 donde dice : “La Sabiduría es justificada por sus hechos”, es sacada de solo tres manuscritos en existencia, cuando todos los demás dicen : “La Sabiduría es justificada por sus hijos”. SIN EMBARGO NADIE HA ORGANIZADO UNA CAMPAÑA PARA ERRADICAR ESTE VERSÍCULO COMO SÍ SE HA HECHO CON 1 Juan 5:7.

5 – Hay evidencia de que los Padres de la Iglesia atribuyen la eliminación de dicho versículo a los Nestorianos del siglo V, como lo atestigua Sócrates Scholasticus en su Historia Eclesiástica, Libro 7, capítulo 32, en el año 485

6 – ES ABOLUTAMENTE UNA FALSEDAD que San Jerónimo, el traductor de la Vulgata Latina, haya omitido este pasaje de su versión original porque creía que era farsa o que no existía en su época. San Jerónimo mismo en su “Prólogo a Las Epístolas Canónicas”, explícitamente declara sorprenderse de que este versículo 7 se haya olvidado o dejado atrás de algunas copias en su tiempo, declarando que ERAN PARTE LEGÍTIMA DE LA PRIMERA EPÍSTOLA UNIVERSAL DEL APÓSTOL JUAN.

7 – Teólogos antiguos y serios declaran que esta frase también fue sacada del original por los escribas arrianos que tomaron el poder en el Oriente durante la persecución en contra de San Atanasio en el siglo IV.

8 – Al margen de todas las interpolaciones y manipulaciones que los herejes atribuyen a la Iglesia Católica, NÓTESE que por TRADICIÓN APOSTÓLICA (es decir, por saber que esto es así desde el principio), la Santa Iglesia Ortodoxa, tiene en su Texto Oficial de las Escrituras 1 Juan 5:7 en su totalidad, REDACTADO de acuerdo NO A LA VULGATA LATINA NI LOS TEXTOS DE ERASMO DE ROTTERDAM, sino a los manuscritos griegos antiguos de Monte Athos en Grecia.

9 – Con respecto a no aparecer en los textos Syriacos: OTRA FALSEDAD. Jacobo de Edessa, cita este texto PALABRA POR PALABRA en su libro “Sobre los Santos Misterios” en el año 700. Considerese también que estas iglesias habían estado separadas del resto del cristianismo desde el siglo V.

10 – También forma parte del Texto Oficial de la Iglesia de Armenia, Monophysita y en comunión con la Iglesia Copta y Etiope, separados del resto del cristianismo desde el siglo V.

11 – Citado por el escritor griego y pagano Athenágorus, frente al Emperador Marcus Aurelius, en el siglo II, en su epístola “Suplica a favor de los Cristianos”, capítulo 10, donde cita este versículo PALABRA POR PALABRA, explicando lo inofensivo de la Fe Cristiana al Emperador Romano.

12 – San Cipriano cita el versículo PALABRA POR PALABRA en su libro “Sobre la Unidad de la Iglesia Universal”, capítulo 6, en el año 250.

13- Es citado por Edacius Clarus de España PALABRA POR PALABRA en el año 350 según el historiador francés Jaques Paul Migne en su Historia Patrística Latina, volumen 62., y de quien sacó este manuscrito Priscillian, al cual acusan los modalistas FALSAMENTE, de haber “inventado la Comma”.

16 – Mencionado PALABRA POR PALABRA por Virgilius Tapensies de Nor-Africa, en el año 490, en su tratado “Sobre La Trinidad”.

17 – Mencionado por San Agustín en el año 390, en su libro “Contra Maximinum”, libro II, capítulo 22.

18 – Aludida por San Gregorio de Nazianzus, el siglo IV, en su libro “El Quinto Punto Theologico: Sobre el Espíritu Santo”, Oratio #32.

Existen muchos críticos textuales que rechazan la autenticidad de este versículo. Como en muchos de sus argumentos se carecen de evidencia bíblica. ¿Existe este versículo en los manuscritos existentes? La respuesta es enfáticamente sí.

La Trinidad es un Misterio que nadie podrá entender, solo se DEBE adorar.

Si Cristo no es Dios en la Cruz murió un hombre y entonces no hubo redención. Este es un tema que no tiene discusión, es Dogma y los dogmas están para que lo aceptemos ya que no se pueden entender.

Bendiciones+


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



lunes, 5 de noviembre de 2018

¿Qué es un primogénito? ¿Es el primero entre varios hermanos?


¿QUÉ ES UN PRIMOGÉNITO? ¿ES EL PRIMER HERMANO DE MUCHOS?
Por Álvaro Molina
Un término que está ampliamente mal entendido es «primogénito». Cuando la apologética protestante quiere desvirtuar la imagen de la virgen María y la unigenitura de Jesús como hijo de María, dicen que Jesús fue el primogénito y que por lo tanto, al haber un primogénito, forzosamente quiere decir que la virgen tuvo otros hijos o hijas, además de Jesús.

La palabra primogénito puede leerse en las biblias protestantes, en San Mateo 1,25: «Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre Jesús.» También la podemos leer en biblias católicas en San Lucas 2,7: «y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.»

La palabra primogénito no era utilizada por los hebreos para determinar un orden o implicar una serie de hijos. Primogénito es un título, el cual era generalmente dado al primer hijo varón, si es que este tenía hermanos menores que él, o bien al único hijo varón de la familia. Es decir que un hijo varón podía ser el titular de la primogenitura aun siendo hijo único, o bien teniendo hermanas mayores que él, ya que se trataba de un título reservado para varones, no de una etiqueta para llevar un conteo.

Un ejemplo en nuestro moderno español lo tenemos en «primera dama», para referirse a la esposa del presidente de una república. Si nos vamos por el entendimiento protestante del asunto, ¿será que el presidente tiene un harén, ya que estamos hablando de «primera dama»? Es obvio que Primera Dama es un título, para indicar la importancia que tiene esa persona. Otro ejemplo lo tenemos en Primer Ministro. El resto de los ministros no siguen una numeración. No existen quintos ni decimocuartos ministros. Se dice Primer Ministro para indicar que se trata de alguien con una jerarquía mucho más alta que la de todos los otros ministros de un gobierno.

Aun cuando las escrituras mencionan a Jesús como el primogénito de María, de ninguna manera significa que Jesús tuvo más hermanos. Para los hebreos la primogenitura era un título, el cual implicaba que su portador tenía privilegios muy por encima de sus hermanos menores y hermanas mayores.

¿Existe algún ejemplo bíblico de un primogénito que además fue unigénito? Si, lo tenemos en 1 Crónicas 23,17: «Hijos de Eliezer: Rejabías, el primero. Eliezer no tuvo más hijos, pero los hijos de Rejabías fueron muy numerosos.» Seguramente hubo miles de casos parecidos, donde una familia tuvo solamente un hijo, el cual fue primogénito y a la vez unigénito.

En Génesis 25,27-34 encontramos el episodio en donde Esaú vende su primogenitura por un plato de lentejas. En este episodio el escritor retrata la forma en que Esaú despreció y degradó un título tan preciado, que tenía tanto valor y significado, pero que Esaú menospreció, al punto de rebajarlo y considerarlo menos importante que un plato de lentejas. De esa manera Jaboc se hizo del título de primogénito, sin haber sido el primer hijo varón en nacer. Con eso queda muy claro que la primogenitura no era una manera de llevar un conteo de hijos a partir del primero, sino que un preciado don, propio del primer o único hijo varón.

Hay casos donde la primogenitura fue retirada a un hijo y asignada a otro, lo cual fue, obviamente, causa de conflictos, ya que podía quedar hasta en manos de algún hermano nacido mucho después que el primero de ellos. Un episodio relacionado con esa clase de conflictos lo podemos leer en 1 Crónicas 5,1-2. Ahí dice que a Rubén, primer hijo de Jacob, le fue retirada la primogenitura, y esta le fue dada a José, su primogénito con Raquel. Con eso, a pesar de que José no era el primer hijo de Jacob, sino que el undécimo, José quedó como el primogénito de aquella familia.

«Hijos de Rubén, primogénito de Israel. Rubén había nacido el primero, mas por haber manchado el tálamo de su padre fue dada su primogenitura a los hijos de José, hijo de Israel. Con todo, José no fue inscrito en las genealogías como el primogénito, pues Judá se hizo poderoso entre sus hermanos y de él procede el príncipe, pero la primogenitura pertenece a José.» Crónicas 5,1-2

La razón de la ofensa, que le valió a Rubén perder la primogenitura, la podemos leer en Génesis 35,22. En Génesis 49,3-4 podemos leer cómo Jacob reúne a todos sus hijos y les hace saber a todos de la ofensa de Rubén y en esa reunión le es retirada la primogenitura.

La asignación de la primogenitura, entre otras cosas, pudo ser la principal razón por la cual José se ganó el odio de sus diez hermanos mayores. Es significativo el episodio donde Jacob le regala una túnica especial a José. Esa túnica era tan especial que ameritó quedar mencionada en un versículo del Génesis (Génesis 37,3). Es probable que los otros diez quizás vieron aquella túnica como un ofensivo recordatorio de a quién se le había pasado el «manto» de la primogenitura.

En resumen, la primogenitura es un título que puede ser legítimamente adquirido, robado (como en el caso de Jacob), o asignado, pero es solamente eso, un título. No se trata de una etiqueta con un número que forzosamente indica que hay otros que continúan en secuencia numérica.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


lunes, 29 de octubre de 2018

Haces lo que te da la gana y crees que por eso eres libre. No lo eres, sólo eres esclavo de tus muchos pecados



HACES LO QUE TE DA LA GANA Y CREES QUE POR ESO ERES LIBRE. NO LO ERES. SOLO ERES ESCLAVO DE TUS MUCHOS PECADOS.
Por Álvaro Molina 

En la antigüedad, cuando un hombre era esclavo de otro hombre, el esclavo hacía la voluntad de su amo. No tenía libertad de hacer nada que fuera distinto a lo que su amo le mandaba. Obviamente el esclavo tenía sus ratos libres, donde podía hacer lo que quería, pero la mayor parte de su vida estaba dedicada a cumplir con la voluntad de su amo. 

En nuestros días, muchos se declaran hombres libres, dueños de sus vidas, que pueden hacer lo que les de la gana. Rechazan todo lo que la Iglesia Católica enseña y con solo escuchar la palabra pecado, señalan a la Iglesia de ser opresiva, de restarle libertades a la humanidad, de oscurantista y muchos otros adjetivos más. 

Y así viven sus vidas, practicando toda clase de pecados de forma habitual, ya sea la fornicación, el adulterio, la pornografía, los actos homosexuales, el robo, la mentira, la calumnia, el asesinato, etc. 

El que mira pornografía habitualmente no es un hombre libre. Es un esclavo del pecado de la pornografía. Esa pobre persona, sea hombre o mujer, no acepta que su comportamiento es un pecado, y piensa que al rechazar el concepto de pecado, está actuando en plena libertad, haciendo lo que le de la gana, sin que nadie le ponga restricciones. 

El esclavo hacía solo lo que el amo le ordenaba. El pecado de la pornografía, o sea el amo, ordena a su esclavo que vea pornografía. Y el esclavo obedece, tontamente convencido de estar actuando en plena libertad. Lo mismo ocurre con quienes son esclavos del pecado del adulterio, de la fornicación, de los actos homosexuales, del robo, de la mentira, del asesinato. Todos ellos creen que son libres, que están actuando por su libre y espontánea voluntad, cuando en realidad solo están obedeciendo las órdenes de su amo, el pecado. Todo comenzó cuando obedecieron la primera orden de su amo, que fue la de creer que lo que están haciendo no es pecado alguno. 

El pecado, como amo celoso, le instruye a sus esclavos que no acepten las "opresivas" reglas de la Iglesia, ya que son solo "imposiciones" que no los dejará ser ellos mismos. Los esclavos por su parte, aceptan. Se dejan llevar por esas voces que hablan de "derechos", que les dicen que "si se siente bien, no está mal hacerlo". Son las voces de otros esclavos, repitiendo lo que sus respectivos amos les dicen, para asegurarse de que todos se mantengan esclavizados, sin intención alguna de librarse de las cadenas de sus pecados. 

Solo Cristo, por medio de su Iglesia, puede darnos plena libertad. El que escucha la voz de los obispos y presbíteros, escucha a Cristo y también escucha al que envió a Cristo, Dios Padre. Las normas que la Iglesia propone no son cadenas opresivas, ni imposiciones despersonalizantes. Se trata de muy necesarias barreras, para mantenernos alejados de esas zonas de peligro, donde el pecado gobierna a quienes se han aventurado en ellas. No mentir, no matar, no cometer inmoralidades sexuales, obedecer a Dios, todas esas normas son normas de vida, para ser plenamente libres, para no tener al pecado como amo, sino que a Dios como el Señor de nuestras vidas. 

Encuentra el dolor por tus pecados, luego ve al templo de tu parroquia. Confiésate, comulga, cumple tu penitencia, y mantente en oración para evitar el pecado.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES