Mostrando las entradas con la etiqueta matrimonios. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta matrimonios. Mostrar todas las entradas

9 formas de infidelidad más comunes y cómo proteger tu matrimonio.

  


La infidelidad destruye matrimonios. Si quieres proteger tu matrimonio, te aconsejo que evites estos comportamientos.

Cómo proteger tu matrimonio de estas 9 formas de infidelidad.

Las relaciones hoy en día se encuentra en peligro. Quiero mostrarte cómo proteger tu matrimonio de estas 9 formas de infidelidad que son muy comunes en la actualidad. Recientemente hablé con un viejo amigo cuyo matrimonio se encuentra en crisis. Su esposa ha estado teniendo una aventura con su entrenador personal en el gimnasio. El resultado de esta aventura amorosa está causando que su familia se separe. Lo que ella asumió, de manera ingenua, como una "aventura inofensiva" está sumando una gran cantidad de consecuencias negativas a su matrimonio y a sus hijos. La infidelidad destruye matrimonios. Lo veo todos los días.

Normalmente, cuando hablamos de infidelidad, nos referimos solo al ámbito sexual. Mientras que las aventuras sexuales pueden ser la forma más destructiva de infidelidad, hay muchas otras maneras en las cuales las personas pueden ser infieles en el matrimonio. Los actos más pequeños de infidelidad usualmente conducen a aventuras sexuales. Debemos proteger nuestros matrimonios de TODAS las formas de infidelidad existentes. Cómo perdonar la infidelidad del cónyuge Perdonar la infidelidad del cónyuge incluye un proceso de sanación que puede ser largo o corto, dependiendo del tamaño de su corazón La definición de infidelidad es literalmente el quebrantamiento de confianza o de la lealtad.

Si quieres proteger tu matrimonio de la infidelidad en todas sus presentaciones, se aconseja que por favor evites los siguientes comportamientos.

9 formas de infidelidad más comunes.

La prevención de los siguientes 9 actos de quebrantamientos de lealtad y la confianza en el matrimonio son pasos vitales para preservar tu matrimonio. Aquí tienes entonces las 9 formas más comunes de cometer una infidelidad son (sin orden específico)

1. La lealtad primordial es hacia tu cónyuge. Entregar tu lealtad primordial a alguien o a algo más que a tu cónyuge es un peligro para tu matrimonio. Esto es una forma de infidelidad. Si estás entregando tu lealtad primordial a tus padres por delante de tu pareja, básicamente estás cometiendo un acto de infidelidad. Si estás más interesado o preocupado por tus amigos que por tu pareja, le estás engañando. Si estás pensando entregar toda tu lealtad al campo laboral, estás siendo infiel. Si simplemente pudiésemos comprender la responsabilidad que tenemos de entregar nuestra más pura, fuerte y primordial lealtad a nuestros matrimonios, estos mismos podrían mejorar de manera inmediata y dramática.

2. Guardarle secretos al cónyuge. En el matrimonio, los secretos son casi tan dañinos como las mentiras. El matrimonio debe construirse sobre una base de total transparencia y confianza. Debes darle prioridad a la confianza y la transparencia en el matrimonio, incluso por encima de tu privacidad personal. A menos que estés planeando una fiesta sorpresa o escondiendo un regalo para una fecha especial, no hay lugar para secretos en el matrimonio. Esto es una de las principales causas de discusión que traen problemas serios a la relación. Una forma de infidelidad muy común que puede pasar desapercibido. Cada vez que estés entablando una conversación, haciendo una compra, enviando un mensaje de texto, realizando una búsqueda vía Internet o haciendo cualquier cosa con la intención de que tu pareja nunca se entere, tu secreto es en realidad un acto de infidelidad.

3. Amenazar con el divorcio. El divorcio se ha convertido en un acto demasiado informal en nuestra sociedad. Suponemos que el momento en que el matrimonio se torna difícil, significa que nos hemos casado con la persona equivocada y que debemos empezar desde cero con una persona completamente nueva. Cuando amenazamos con el divorcio, estamos rompiendo la confianza sagrada que hace que un matrimonio funcione. Estamos dando a entender que nuestros votos matrimoniales no importan y que nuestro compromiso está condicionado a nuestros sentimientos. Veamos los problemas de nuestros matrimonios como una oportunidad para trabajar juntos, en equipo; y no como una oportunidad para renunciar.

4. Aventuras emocionales. Las aventuras de carácter emocional pueden rápidamente conducir a aventuras sexuales, pero también son un acto de infidelidad. Se llevan a cabo en secreto cuando comenzamos a buscar afecto y atención de alguien que no es nuestra pareja. Usualmente, una aventura emocional comienza de manera inocente con una conexión natural que se comparte con alguien en el trabajo (o donde sea), pero las líneas se pueden cruzar rápidamente. De entre las 9 formas de infidelidad más comunes, esta suele ser bastante peligrosa.

5. Negarse a admitir la culpa o pedir disculpas de manera sincera. Cuando te niegas a admitir la culpa, buscas excusas para sus acciones, culpas a tu pareja en lugar de asumir la responsabilidad o dejas de pedir disculpas sinceramente, estás cometiendo un acto de infidelidad. Perdonar y pedir perdón son actos valientes en toda relación. Algunas de las palabras más poderosas en la sanación de un matrimonio son: "Yo estaba equivocado", "De verdad lo siento", "Por favor, perdóname", y "Dame la oportunidad de reconstruir la confianza que he roto".

6. No estar cuando tu cónyuge te necesita. Tu pareja no debería tener que hacer frente a ninguna situación sin tu presencia, tu colaboración y tu apoyo. Cuando ambos dijeron acepto, hicieron un voto para estar allí el uno para el otro. Retener tu ayuda o elegir selectivamente tu participación basado/a en tu conveniencia, es comunicar deslealtad a tu pareja, quiere decir que, es cometer un acto de infidelidad. Demostremos nuestro amor apoyando y estando allí para nuestras parejas.

7. Tratar de ganar una discusión con tu cónyuge. Este puede haberte tomado por sorpresa. Todos queremos ganar un argumento, ¿verdad? ¿Qué podría estar mal con eso? Pues, en el matrimonio, no puedes tomar los desacuerdos como algo que una persona gana y otra pierde. Intentar ganar a expensas de tu pareja es en realidad una forma de quebrantamiento de confianza y lealtad, ya que ustedes dos están en el mismo equipo. Tanto como para ganar juntos o para perder juntos. Tener una mentalidad de ganar o perder en el matrimonio es dar a entender que están en diferentes equipos. Que son adversarios en lugar de socios. Esa es una mentalidad de divorcio; no una manera de pensar en matrimonio.

8. Aventuras sexuales. Las aventuras de carácter sexual destruyen matrimonios. Esto es probablemente lo primero que viene a tu mente cuando escuchas la palabra "infidelidad", ya que se reconoce como el acto de quebrantamiento de confianza y lealtad más fuerte que puede cometerse. Si vas a adentrarte en este camino e iniciar el tóxico proceso de justificar una aventura sexual, ¡detente ahora mismo! El dolor que causarás va más allá de lo que en realidad te puedes imaginar.

9. Renunciar a la relación. Cualquier problema que estén enfrentando, pueden superarlo si se mantienen unidos. No pierdan las esperanzas, no renuncien a ustedes mismos. Renunciar a la relación es una traición directa a las promesas que usted hizo en el matrimonio. Si renuncia a algo tan importante para la felicidad de toda su vida ¿cree que va a tener éxito en todo lo demás que se plantee? El matrimonio es lo más valioso que pueden tenerse los cónyuges. Cultiven y cuiden su relación cada día. Tenga en cuenta estas 9 formas de infidelidad que pueden ocurrir en su matrimonio y protéjanse de ellas. Cuiden su relación y siempre traten de dar lo mejor el uno por el otro.

Discusiones en el Matrimonio: Lo creas o no pueden ser útiles


Las discusiones en el Matrimonio y los desacuerdos son comunes en las relaciones humanas. Aunque parezca lo contrario, en la relación de pareja estas desavenencias pueden ser un vínculo para conectarse con el compañero o compañera de vida.

Y es que, a decir de la psicoterapeuta Marcia Gómez, especialista en terapia de familia y pareja, las peleas o discusiones en el Matrimonio son importantes herramientas, si se saben aprovechar.

Lo primero es discutir sin ofender

“El problema no es discutir, lo grave surge cuando en esa pelea alguno de los dos o ambos utilizan ofensas, críticas y desprecio, para expresar su desacuerdo”, dijo la experta durante la plática Estamos enojados… ¡otra vez!, ¿qué hacemos y qué debemos hacer?

Marcía Gómez ofreció esta charla durante el retiro virtual Reconectando 2.0, de la Asociación Familia Unida Internacional, ahí destacó varios pasos para procesar una pelea o una discusión de un tema que no terminó bien:

Darse un tiempo fuera

Al calor de la discusión es imposible llegar a acuerdos. Es preferible dejar pasar unos 20 minutos para calmarse.

Expresar sentimientos


Al estar más tranquilos, cada uno puede compartir cómo se sintió. ‘Yo me sentí frustrado’, ‘no valorado’, ‘acusado’. Eviten a toda costa hacer comentarios o suposiciones sobre los sentimientos de su pareja.

Expongan su propia versión de los hechos

Por turnos describan cada uno su percepción de lo que ocurrió, sin atacar o acuar, y luego escuchen a la otra parte. Por ejemplo, digan: ‘Yo escuché que tú dijiste’ en vez de ‘tú dijiste’.

De sentir empatía por alguna parte de la versión del otro, pueden mostrarla, por ejemplo: “Puedo ver lo que te hizo sentir mal”.

Detonantes del conflicto

¿Por qué cada uno se enojó? Compartan si tienen experiencias o recuerdos que podrían haber intensificado la interacción en este conflicto.

¿Hay momentos en su infancia en los que sintieron algo similar? Compartan sus historias con el propósito de que sean más sensibles a la vulnerabilidad del otro.

Asumir responsabilidad y disculparse

Cada uno reconozca cómo contribuyó a la pelea o incidente, y pidan una disculpa, por ejemplo, ‘disculpa, yo respondí exageradamente’, ‘no te escuché’, ‘no fui respetuoso’, hasta ‘lo que hice es inaceptable’.

Planes constructivos.

Planeen juntos una forma de manejar los conflictos, cada uno puede responder a dos preguntas: ¿qué podría hacer mejor yo?, ¿qué podría hacer mejor mi pareja?

Ángel Espinosa: “El problema de los matrimonios actuales es la superficialidad con la que se promete el amor”


ÁNGEL ESPINOSA: "EL PROBLEMA DE LOS MATRIMONIOS ACTUALES ES LA SUPERFICIALIDAD CON LA QUE SE PROMETE EL AMOR"

El Legionario de Cristo mexicano, que ofrecerá una conferencia en la Diócesis de Cartagena, habla con Vida Nueva acerca de la necesidad de formar a los jóvenes para afrontar sus vidas desde los valores

“Cualquier declaración de autentico amor es para toda la vida. Por supuesto que pueden darse situaciones que no se contemplaban y que me hagan perder los sentimientos, eso son temas que se tienen que tratar, pero son casos particulares”. Con estas palabras responde a Vida Nueva Ángel Espinosa de los Monteros, especialista eclesiástico en el ámbito de la familia, al ser preguntado por cómo ve la situación del matrimonio actualmente.

El sacerdote, de origen mexicano, se encuentra en España para impartir una serie de conferencias dirigidas a jóvenes y adultos en la Diócesis de Cartagena, entre el 9 y el 13 de mayo, después de lo cual seguirá su gira por Valencia y Madrid. “El problema no son los casos particulares sino la superficialidad con la que hoy la gente promete amor, sin conocer a la persona realmente”, puntualiza.

Las charlas dirigidas a adultos están orientadas, sobre todo, a matrimonios, “pero son inclusivas, puede venir quien lo desee”, dice. Y es que se va a hablar de las enfermedades del espíritu y como superarlas. “Las personas odiamos la palabra enfermedad”, afirma.

Las enfermedades del espíritu

“Cuando te dicen que el bebé que esperas viene enfermito es una tragedia y, sin embargo, las enfermedades del cuerpo no son tan graves como las del espíritu”, explica, a lo que asegura que conoce personalmente personas “con enfermedades físicas gravísimas que se superan, que viven felices con sus problemas físicos”.

Sin embargo, para Espinosa, “la verdadera ceguera es la que no te permite ver las consecuencias de tus actos, cómo tratas a tu marido o tu mujer, así como la sordera de quienes no saben escuchar y siempre tienen la razón”. De la misma manera, para el sacerdote también existen aquellos que “no son capaces de dar un paso, las personas que viven del quisiera hacer pero no son capaces de hacer nada, de buscar trabajo o de perdonar”.

“Hay mucho enfermo sano y mucho sano dramáticamente enfermo”, añade, señalando que quienes tienen “este mundo patas arriba no son los niños que nacieron con síndrome de Down o con capacidades diferentes, ellos son inocentes, sino los sanos enfermos los que tenemos al mundo lleno de injusticias, de problemas, de separaciones, de asesinatos…”.

Formar “las seis columnas”

Por todo ello, el mensaje que lleva siempre Ángel Espinosa no es otro que el de Mi mensaje es “cambia tu metro cuadrado”, el de cambiarse a uno mismo para poder ofrecer lo mejor “a los que te rodean”. Así, las charlas para los jóvenes tendrán que ver con el “toma tu vida en tus manos, tú decides”. Es decir, tratan fundamentalmente de “las seis columnas que sostienen toda vida humana y que son imprescindibles”, pero que deben formarse: “la inteligencia, la conciencia, la voluntad, el corazón, el carácter y la espiritualidad”.

“Normalmente cuando escuchamos la palabra formación la gente piensa en la universidad, pero no tiene nada que ver”, subraya, ya que “los estudios superiores te enseñan ciencias matemáticas, empresariales, psicología… pero no te forman como persona”. El ejemplo que pone para entender esto es el de la candidata a las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos, Hilary Clinton. “Es una mujer que estudió en las mejores universidades del mundo pero que dijo que si ganaba las elecciones el aborto sería posible hasta el noveno mes”, dice Espinosa.

“Por supuesto que para mí, como católico, el aborto no se hace ni al medio día de la concepción, pero ¿Cómo una mujer con toda la ciencia que hay hoy en día, que podemos ver a un bebé en el vientre de su madre, puede decir algo así?”, se pregunta.

“Educar a los hijos no se trata únicamente de mostrarles modales, eso es el primer escalón”, explica, mientras que el segundo es “educar a la persona, sacar lo mejor de esa persona porque todo niño que viene al mundo ya lo tiene todo en su mente y su corazón”.

La necesidad de una educación espiritual

Espinosa es consciente de que, si bien en la formación de las cinco primeras “columnas” a las que se refiere mucha gente estaría de acuerdo, a la formación espiritual se le puede apuntar que hay personas que no creen en Dios.

“Se trata de que se plantee y reflexione la espiritualidad, pero es cierto que ese último punto está reservado a aquellos que tienen un poco de fe o de intuición, mientras los otros cinco son necesarios para todos”, ya que “una persona que no forma su conciencia podrá salir de Harvard pero llevar una doble vida, un amante, negocios dudosos, así como una persona que no forma su corazón no sabrá tratar a su mujer, a su marido o a sus hijos”.

En cuanto a la necesidad de las clases de Religión en los colegios, se muestra especialmente crítico no solo con España, sino con Europa, de la cual dice que si no se forma espiritualmente “va a desaparecer”. “A un católico que va a misa tres días a la semana se le llama fanático,
al igual que a quienes no están de acuerdo con la ideología de género”, apunta.

En cambio, “otras religiones y mentalidades están invadiendo Europa hasta el punto que el europeo ya no tiene hijos, o tiene diez hijos de distintas familias, está metido en la ideología de género, en el aborto… y todo por falta de espiritualidad”.

“Estas nuevas mentalidades”, asevera, “se están extendiendo por Europa como un mancha de aceite hasta el punto en que hasta nos dan órdenes como la de quitar los crucifijos”. Por otra parte, y dejando de lado el tema de la fe, también señala que esta formación es necesaria “para mantener la cultura y la identidad europea, o si no en unos años nos lamentaremos ante el imperio del relativismo, de la mentira, y sus consecuencias”.

fuente vida nueva digital

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.


Oración de sanación para matrimonios rotos


ORACIÓN DE SANACIÓN PARA MATRIMONIOS ROTOS

Señor, confío plenamente en tu amor y tu misericordia. A través de tu palabra me siento amado, perdonado, sanado y liberado. Estoy dispuesto a seguir abriendo mi corazón para que en él manifiestes todas las gracias que tienes preparadas para mí.

Hoy, te suplico que me des la fuerza para saber enfrentar y luchar contra todas mis tentaciones.

Abre también mi mente, quiero tener ideas claras en mi cabeza que den como resultado obras y acciones en pro de mi familia, mi matrimonio y mis hijos.

Sigue mostrándome caminos de solución y conciliación, que con mucho gozo, sabiéndome acompañado por Ti, quiero recorrerlos porque sé que allí encontraré las formas de crecer en santidad, fortaleciendo mi espíritu y llenar mi matrimonio y hogar de felicidad y bendiciones.

Gracias Señor mío, porque estás allí escuchando mi oración.

Ven a mi vida en este día, pido tu fuerza, tu luz, tu guía, sé que nada hay imposible para Ti. Quiero pedirte una fe cada vez más firme, que no me deje vencer cuando aparezcan las pruebas en la vida, las diferencias con mi cónyuge, la falta de entendimiento con mi familia.

Restaura toda herida que hayan podido dejar palabras hirientes y acciones impulsivas y faltas de amor. Sana nuestra relación y llévala hacia la bondad infinita de tu dulce amor.

Dame un amor capaz de comprender que la vida comienza todos los días y que solo Tú tienes la última palabra. Hazme honesto y honrado para cumplir con mis compromisos nupciales, acorde con tu perfecto plan de amor.

Dame además la valentía para enfrentar los problemas y dificultades y la humildad para saber reconocer mis errores y estar dispuesto a crecer en el camino del amor verdadero.

Que yo pueda ser luz para mi cónyuge, fortaleza para su espíritu y apoyo en todo momento. Aliméntame con la abundancia de tu Palabra y que pueda yo siempre buscar, en el servicio y la caridad, el bienestar de mi pareja y de mi matrimonio.

Señor, llénanos de tu amor, toca nuestros corazones, restaura los hogares que hoy están separados. Sana nuestras heridas con tu amor.

Amén

Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES