Mostrando las entradas con la etiqueta fundo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta fundo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de marzo de 2019

La única Iglesia que fundo Jesucristo


LA ÚNICA IGLESIA QUE FUNDO JESUCRISTO.
Por: Leonardo Roa Torres

Cuando uno camina por un pueblo o una ciudad ve letreros: “Iglesia Bíblica Emaús, Iglesia Pentecostal, Iglesia de los Santos de los últimos Tiempos, Iglesia Metodista, etc. etc. Y otras donde dice Iglesia católica San José o San Francisco o Nuestra Señora de la Altagracia, etc. etc. Especifica “Iglesia católica”.

Que no seamos nosotros los que hablemos sino que sea “La Palabra de Dios hecha carne” la que nos aclare tanta confusión y nos diga la verdad, ya que nos prometió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Después de la profesión de fe de Pedro Jesús le dice: “Tú eres Pedro (o sea piedra) y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo” (Mateo 16,15-19).

Jesús habla en singular: “Edificaré mi Iglesia”, no dice mis iglesias. Y lo especifica: “mi iglesia” como para que nadie venga a usurpar e inventar otra Iglesia. No es la Iglesia de Pedro, aunque sea escogido como piedra, sino la iglesia de Jesús.

Fui a una oficina en San Francisco de Macorís y el señor que me atendió vio la cruz que llevaba en el pecho, aunque no tenía el cuellito que me identificaba que era sacerdote. Antes de atenderme me pregunta: ¿Ud. es cristiano? Le respondí: sí, soy cristiano. Continúa ¿De qué iglesia? Le digo: “De la Iglesia de Jesucristo”. Sigue: ¿Y cuál iglesia de Jesucristo? Añadí: “¿Y cuántas iglesias fundó Jesús? Jesús sólo fundó una iglesia, las demás son fundadas por los hombres”. Agachó la cabeza y comenzó a atenderme. Creo que entendió bien las palabras en San Mateo 16,18.
Jesús le dice a Pedro: “…Simón, Simón… yo he rogado por ti para que tu fe no se venga abajo. Y, tú, cuando hayas vuelto, tendrás que fortalecer a tus hermanos” (Lucas 22,31-32). Esa es la misión del sucesor de Pedro, el Papa, fortalecer a los hermanos en la fe.

¿IGLESIAS IGUALES O DISTINTAS?

Hoy en día han crecido los grupos y una gran mayoría se llaman cristianos y dicen que “su” iglesia es la verdadera y nos atacan mucho a la llamada “iglesia católica”.

Me perdonan pero yo no sé quién ha sido el inventor de una falsa y engañosa respuesta: “Cuando te preguntan si tú eres cristiano responden: no, yo soy católico. Le dicen: ¿de qué iglesia eres? Y contestan: De la iglesia católica. Me parece una “metedura de pata”.

Si Jesús sólo fundó UNA Iglesia tenemos que aprender lo que me enseñó el Espíritu Santo ese día con esas respuestas que le di a ese señor:
¿Ud. es cristiano? Sí, soy cristiano. Nos dice la Palabra: “Y fue en Antioquía donde los discípulos por primera vez recibieron el nombre de cristianos” (Hechos 11,26). Nosotros como discípulos de Jesús debemos responder: sí, soy cristiano por la gracia de Dios.

¿De qué Iglesia? De Iglesia de Jesucristo. De la única iglesia que fundó Jesús.

¿Cuántos apóstoles tenía Jesús? Doce.

¿Cuántas llaves entregó Jesús? Una y a Pedro. Jesús no dijo: Juan, tenga su llave; Andrés, tenga su llave; Santiago, tenga su llave y vaya cada uno a montar “su iglesia”. Sólo entregó una llave, las demás son falsificadas.

San Pablo, el gran apóstol, relatando el proceso de su conversión quería saber si estaba en lo cierto o en la mentira por eso sube donde Pedro: “Más tarde, pasados tres años subí a Jerusalén para entrevistarme con Pedro y permanecí con él quince días. No vi a ningún otro apóstol fuera de Santiago, hermano del Señor. Todo esto lo digo ante Dios; él sabe que no miento… Después de 14 años subí de nuevo a Jerusalén con Bernabé… Siguiendo una revelación, fui para exponerles el evangelio que anuncio a los paganos. Me entrevisté con los dirigentes en una reunión privada, no sea que estuviese o hubiera hecho un trabajo que no sirve… reconocieron que a mí me había sido encomendada la evangelización de los pueblos paganos , lo mismo que a Pedro le había sido encargada la evangelización de los judíos…” “…Santiago, Cefas y Juan reconocieron la gracia que Dios me ha concedido…” (Gálatas, 1,18 hasta 2,10). Puede empezar a leer desde el comienzo del capítulo 1.

San Pablo es claro. El quiere saber si lo que está predicando es verdad o no, si su trabajo va concorde con la Iglesia de Jesús, si ha corrido en vano o no. El no quiere hacer “su iglesia”, sino hacer que Jesús sea conocido y amado. Hasta gritar: “Ya no vivo yo es Cristo quien vive en mí” (Gálatas 2,20).

¿CÓMO SABER RESPONDER?

Un vecino que no sabe leer ni escribir pero es un buen pelador de cocos y buen trabajador fue invitado por un pastor a su culto. El vecino le pregunta: ¿Pastor quién fundó tu iglesia y en qué año? El pastor le dice: “Ya sé quién fue el que le enseñó eso”. Y el vecino lo sigue presionando: “Pastor, pastor dígame quién fue el que fundó tu iglesia y en qué año”. Y al verlo tan seguro se fue y lo dejó sin saber qué responder.

Por eso les estoy enseñando varios pasos para cuando los visiten o se los encuentren:

Los reciben con mucho cariño: Hermano-a bienvenido.

Hacerle una pregunta: ¿De qué iglesia viene? Ellos tienen que responder: de la Iglesia Bautista, Pentecostal, Mormones, Metodistas, Testigos de Jehová, Pare de sufrir, etc., etc.

Inmediatamente dos preguntas: ¿Quién fundó tu iglesia? Y ¿En qué año? Tienen que responder fulano o fulana de tal y en tal año. (En la última página coloco el nombre de iglesias con su fundador y el año en que nació)

Entonces hermano-a tú estás en la iglesia de fulano o fulana y que la fundó en tal año. En cambio, yo estoy en la Iglesia de Jesucristo que empezó desde el principio. Hermano-a te invito a que dejes la iglesia de fulano o fulana y te vengas a la iglesia de Jesucristo.
Nota: Y si responde a la tercera pregunta: “No sé”. Le dices: “Hermano-a, tú estás en una iglesia que no sabe quién la fundó. En cambio, yo estoy en la iglesia de Jesucristo. Por eso te invito que dejes esa iglesia que no sabes quién la fundó y te vengas a la iglesia de Jesucristo.?

AL FINAL DE TU VIDA

Cuando tú llegues al final de la vida te vas a encontrar cara a cara con Jesucristo y no con el fundador de X o Y iglesia. ¿Y qué le vas a decir? Señor, nadie me dijo eso, por eso seguí en la iglesia de fulano o de fulana. La cosa no es de juego, es algo trascendental, es algo de vida o muerte. No podemos seguir enseñando otro evangelio que no sea el de Jesús: “Me sorprende que ustedes abandonen tan pronto a Aquel que según la gracia de Cristo los llamó y se pasen a otro evangelio. Pero no hay otro; solamente hay personas que tratan de dar vuelta al Evangelio de Cristo y siembran confusión entre ustedes” (Gálatas 1, 8-12)

El padre Emiliano Tardif recordaba que la mamá de Martín Lutero cuando ya se despedía de este mundo le pregunta a su hijo: “Cuénteme, Martín, ¿Cuál es la iglesia verdadera: la tuya o la católica?”. Martín le responde: mamá, la mía para esta vida, pero la católica para la vida eterna”. Y, continuaba Emiliano: Lutero pudo engañar a todo el mundo menos a su madre.

Vamos a orar con Jesús: “Que todos sean uno, como tú Padre, estás en mí y yo en ti. Que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Juan 17,21). “Tengo otras ovejas que no son de este corral. A ésas también las llevaré; escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño con un solo pastor” (Juan 10,16). Jesús pide que seamos uno porque hay un solo rebaño y El es el único pastor. Una sola iglesia con un solo pastor.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.



lunes, 12 de noviembre de 2018

Cristo fundo una sola Iglesia: La Iglesia Católica


CRISTO FUNDÓ UNA SOLA IGLESIA: LA IGLESIA CATÓLICA


Pruebas bíblicas e históricas

Nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre dio su vida en la Cruz para salvar a los hombres del pecado y el poder del demonio. Fundó su Iglesia para continuar su obra de salvación. Única y exclusivamente a esta Iglesia que El mismo fundó, confió su misión, su Evangelio, su autoridad y sus poderes divinos para predicar, bautizar, hablar en su nombre y salvar a los hombres. Sin embargo, dieciséis siglos después de Cristo, Martín Lutero, un sacerdote católico excomulgado, inventó la teoría de la libre interpretación de la Biblia. Este libre examen produjo unas 36,000 sectas diferentes y opuestas, que sin ningún derecho se apropiaron del Evangelio, utilizándolo contra la legítima Iglesia. Para hacerse aceptar, todas estas sectas pretenden ser de Jesucristo. Hoy en día muchos fundan "su iglesia" y "predican la Biblia" a su modo, haciendo "discípulos" y sembrando confusión y división entre los católicos ignorantes. ¿Sería fruto del Espíritu Santo de Cristo todo esto? ¿Reconoce Cristo a estas 36,000 iglesias como suyas o las rechaza puesto que El no las fundó y a nadie dio autoridad para fundarlas? Frente a la confusión y desorientación provocadas por las sectas y los falsos profetas, para no dejarse engañar y perderse eternamente (Mateo 7, 15-23) ¿Cómo saber con certeza cuál es la verdadera Iglesia que Cristo fundó? Este asunto necesita de reflexión, mucha buena voluntad y humildad.

Cristo Fundó la Iglesia Católica
Toda persona que es lógica y cree en lo que dice la Biblia y quiere hacer la voluntad de Dios, debería aceptar los principios siguientes:

1. Cristo no escribió una Biblia, sino que fundó una Iglesia: formó hombres y los mandó a hablar y actuar en su Nombre (II Timoteo 2, 2; Lucas 10,16; Mateo 28,19; Juan 20,19-23).

2. La Iglesia que Cristo fundó debe necesariamente tener 21 siglos de existencia, puesto que Cristo vivió hace más de 2000 años en esta tierra.

3. Únicamente la Iglesia que tiene 21 siglos es la Iglesia fundada por Cristo; es la iglesia legítima, la que escribió la Biblia, la que recibió el Espíritu Santo, la que salva.

4. Ahora bien, la historia nos dice que la Iglesia Católica, es decir, la Iglesia cristiana universal, es la única Iglesia que tiene 21 siglos, y que esta misma Iglesia viene de los Apóstoles, a través de sus legítimos sucesores. Desde San Pedro, martirizado en el año 67 en Roma por el emperador romano Nerón, hasta el Papa Benedicto XVI, esta Iglesia tiene un jefe representante de Cristo en la tierra y sucesor legítimo de San Pedro, ahora llamado Papa.

5. Únicamente la Iglesia Católica y Apostólica, que ha tenido 265 Papas, puede proporcionarnos una lista de sus jefes, desde San Pedro hasta el Papa actual.

Ninguna otra iglesia puede ofrecernos esta lista de la sucesión apostólica. Si no puede mostrarnos esta escritura, significa que fue fundada después; y si fue fundada después, no es una iglesia legítima, ni verdadera ni bíblica; no puede ser obra de Cristo, esta "iglesia" fundada por supuestos profetas, no puede predicar correcta y legítimamente el Evangelio, ni santificar, ni salvar, aunque afirme a la ligera ser de Cristo (Mateo 7, 15-23). Es un instrumento de perdición que confunde la gente, ya que Cristo afirma que: "Surgirán muchos falsos profetas y extraviarán a muchos" (Mateo 24,11). Es lo que está pasando hoy con la multiplicación de las sectas.

6. Cristo, por ser Dios, no puede equivocarse ni engañarnos: prometió a sus Apóstoles y a sus sucesores que El estaría con ellos hasta el fin del mundo y que las fuerzas del mal no podrían prevalecer contra su Iglesia (Mateo 28, 17-19; 16, 18) Por consiguiente, pretender que la Iglesia verdadera se acabó en el siglo cuarto y que el emperador Constantino "fundó la Iglesia Católica" es antibíblico y antihistórico; es una afirmación indigna de un hombre sensato.

7. Los que inventan supuestas iglesias desobedecen a Cristo y a sus legítimos representantes a quienes El dijo: "Quien a vosotros escucha, a Mí me escucha y quien a vosotros rechaza, me rechaza a Mí; ahora bien, quien me rechaza a Mí rechaza a Aquel que me envió"(Lucas 10, 16).

8. Iglesia Católica y Biblia son inseparables. Rechazar la Iglesia Católica y Apostólica y servirse de la Biblia, que esta misma Iglesia nos transmitió durante dieciséis siglos, es algo ilógico. Cristo por ser Dios, es sabio y prudente, no dejó la Biblia como una manzana de la discordia entre sus discípulos. Fundó una Iglesia, dejó un representante, que fue San Pedro y sus legítimos sucesores, para predicar, interpretar y defender su Evangelio contra los manipuladores de la Biblia (II Pedro 1, 20; Gal. 1, 8; II Cor. 11, 13-14). La Biblia en manos de los fundadores de sectas, no puede defenderse, no tiene boca para desmentir las falsas interpretaciones e injustas acusaciones.

9. La Iglesia verdadera necesariamente es UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA. Debe tener 2000 años; debe tener la misma fe, la misma moral, la misma autoridad mediante la legítima sucesión apostólica y la misma enseñanza, desde Cristo hasta hoy. Ahora bien, aparte de la Iglesia Católica, ninguna de las 36,000 iglesias protestantes cumple con estas condiciones (Juan 17, 20).

La Biblia nos habla de una Iglesia

San Pedro, después de haber declarado que Cristo es el Hijo de Dios vivo, recibe del propio Cristo esta respuesta: "Yo te digo que tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré MI IGLESIA, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que atares sobre la tierra, será atado en los cielos, y lo que desatares sobre la tierra, será desatado en los cielos"(Mateo 16, 17-19).

Nuestro Señor dice mi Iglesia, no dice mis iglesias. Aunque la Iglesia esté en el mundo entero, es una. Jamás de los jamases nuestro Señor habla de varias iglesias. Al contrario, nos advierte de no dejarnos engañar y extraviar por supuestos profetas que hacen su negocio con la Biblia.

La Iglesia debe ser católica y apostólica

Así como Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2, 5), así la Iglesia Católica es la única Iglesia que conduce a Jesucristo, puesto que ella sola fue fundada por El, para continuar su obra. Ella sola recibió al Espíritu Santo y la promesa de ser asistida por El hasta el fin del mundo (Hechos 1, 8; Mateo 28, 20); ella sola es "la Iglesia del Dios viviente, columna y sostén de la verdad" (I Timoteo 3, 15); ella sola es la Iglesia de la cual habla la Biblia. Separarse de ella es renunciar a Cristo. Que esta Iglesia tenga hijos ministros buenos o malos es otro asunto.

Cristo, Pontífice y Sacerdote supremo del Nuevo Testamento (Hebreos 4 y 5), formó a los Apóstoles y les comunicó sus poderes. Los Apóstoles que son los enviados y depositarios exclusivos de la autoridad de Cristo, antes de morir dejaron sucesores legítimos, esto es, formaron otros presbíteros y obispos, a quienes dieron el poder y la misión de predicar conforme la Fe que ellos recibieron, predicaron y transmitieron (II Timoteo 2, 2). Desde el siglo I hasta el XXI, siempre la Iglesia Católica tuvo sacerdotes, obispos y papas. Ella sola tiene esta sucesión apostólica legítima. San Pablo escribe a su discípulo, el obispo Tito: "Te he dejado en Creta (isla griega) para que arregles las cosas que faltan y para que constituyas presbíteros en cada ciudad como yo te ordené"(Tito 1, 5). Los presbíteros son los sacerdotes. El mismo San Pablo dice a los fieles de la ciudad de Corinto: "Os alabo porque observáis las tradiciones conforme os las he transmitido" (I Cor. 11, 2)."Mantened firmemente las tradiciones en que fuisteis adoctrinados, ya sea de viva voz ya sea por carta nuestra" (II Tesalonicenses 2, 15). Una secta que nació 2000 años después no ha visto nada, no recibió nada, no escuchó nada, no tiene ninguna tradición apostólica.

La palabra tradición viene del latín; significa "transmisión" y "entrega" del mensaje de Cristo, comunicado oralmente o por escrito (II Juan 12; III Juan 13). Por ejemplo por la Tradición sabemos que hay cuatro evangelios canónicos. En la Iglesia Católica, los fieles con sus presbíteros observaron lo que fue transmitido, y ellos lo transmitieron, bajo la vigilancia de los obispos, a la generación siguiente; así fue desde el siglo I hasta hoy.

La más antigua secta protestante fue fundada por Martín Lutero, 1521 años después de Cristo. Ahora bien, los protestantes, que nacieron dieciséis siglos después de los Apóstoles, nunca los conocieron ni los escucharon ni recibieron una Biblia de ellos. De ninguna manera pueden saber la correcta interpretación de la Biblia, que es el libro Sagrado de la Iglesia Católica y Apostólica. San Pablo dice: "Aun cuando nosotros mismos, aun cuando un ángel del cielo os anuncie un evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea maldito. Lo dijimos ya, y ahora vuelvo a decirlo: Si alguno os predica un evangelio distinto del que recibisteis, sea anatema." (Gálatas 1, 8-9). Toda interpretación de la Biblia que contradice la Fe católica y apostólica de 2000 años es un evangelio distinto. Todas las sectas, incluso las "evangélicas" predican por desgracia un evangelio diferente del que predicaron los Apóstoles y sus legítimos sucesores.

Hablando de los predicadores no autorizados por la legítima Iglesia, San Pablo dice: "Esos tales son falsos apóstoles, obreros engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. No es maravilla, ya que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. No es mucho, pues, que también sus ministros se disfracen ministros de justicia; su fin será el que corresponde a sus obras" ( (II Cor 11, 13-14).

Esto es algo tremendo e increíble. Sin embargo Cristo dijo: "Se levantarán muchos falsos profetas que engañaran a muchos [...] y obrarán grandes señales y prodigios..." (Mateo 24, 11 ,24). Los falsos profetas harán incluso falsos milagros.

La Iglesia debe ser apostólica

Cristo mandó a sus Apóstoles y sucesores anunciar su Evangelio (Mateo 28, 20). Los Apóstoles predicaron y dejaron representantes. San Pablo escribe a Timoteo, a quien consagró Obispo: "Lo que oíste de mí transmítelo a hombres fieles, los cuales serán aptos para enseñarlo a otros" (II Timoteo 2, 2). En la Iglesia Católica, desde San Pablo los obispos transmitieron a otros obispos lo recibido y los dejaron como guardianes de este depósito de la Fe (I Timoteo 6, 20) para evitar el robo y la confusión. Las palabras Iglesia y Católica vienen del griego y significan la asamblea universal de todos los fieles cristianos. Decir católico y decir cristiano es la misma cosa. "La iglesia, dijo San Agustín, es el pueblo cristiano esparcido por toda la redondez de la tierra". Desde el año 107, San Ignacio mártir, segundo Obispo de Antioquia de Siria, después de San Pedro, utilizó el término Iglesia Católica.

Los rusos y griegos "ortodoxos", por ejemplo, se separaron de la Iglesia Católica en el año 1054. Los protestantes y los evangélicos empezaron con Martín Lutero a partir de 1521. Los anglicanos fueron fundados en 1534 por el rey de Inglaterra, Enrique VIII, porque el Papa no le permitió divorciarse. Todas las demás sectas nacieron de la revolución luterana. Los Testigos de Jehová fueron fundados en Estados Unidos en 1871 por Charles Taze Russell; los Mormones en 1830 por Joseph Smith; los de la supuesta "Luz del mundo" en 1926 por Eusebio Joaquín González, en México. Los que se llaman "cristianos" son protestantes disfrazados. De todas estas sectas, ninguna tiene veintiún siglos, ninguna viene de los Apóstoles. Ahora bien, si Cristo no las fundó ¿Qué garantía de veracidad y legitimidad pueden tener? Absolutamente ninguna. Al contrario, la Biblia, la historia, el sentido común y la justicia las condenan como usurpadoras de misión y función (Jeremías 23, 21, 25; Mateo 7,15-23).

En conclusión, Nuestro Señor Jesucristo, el fundador de la Iglesia Católica, nos advierte: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestiduras de ovejas; mas por dentro son lobos feroces... No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos; mas el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, éste entrará en el reino de los cielos. Muchos me dirán en aquel día (del Juicio): Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu nombre, en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre obramos muchos prodigios? Y entonces les declararé: nunca jamás os conocí; apartaos de mí los que obráis la iniquidad"(Mateo 7, 15-23).

En la crisis actual muchos de buena fe siguen a las sectas, pero pensando estudiar la Biblia pierden la verdadera fe cristiana. Se separaron de la Iglesia de Cristo para seguir ilegítimas que no tienen la autentica interpretación de la Biblia, ni legítimos ministros y que no pueden salvar. La solución es regresar a la Iglesia fundada por Cristo mismo, la que es Una, Santa, Católica y Apostólica.

Fuente, www.olrl.org/Spanish.shtml


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES