Mostrando las entradas con la etiqueta extraterrestres. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta extraterrestres. Mostrar todas las entradas

¿Los extraterrestres son un engaño del diablo? Esta es la respuesta de un sacerdote




El P. Jesús Silva, sacerdote español licenciado en Teología Patrística, responde en un video a la pregunta: “¿Los extraterrestres son un engaño del diablo?”.

El sacerdote comienza precisando que “el demonio ciertamente existe y actúa, y él se hace pasar por lo que sea con tal de engañar”.

“Se hace pasar por fantasma, por el alma de un difunto, por el espíritu de la naturaleza, por lo que sea con tal de engañar y alejarnos de Dios, hacernos pecar y, si puede, intentar poseernos”, prosigue.

A la pregunta, sobre si “¿el demonio se puede hacer pasar por un extraterrestre para engañarnos?”, el P. Silva comenta que “podría ser pero es un poco rebuscado”.

“Hay que partir que desde el punto de vista de la física cuántica actual es prácticamente imposible que un alienígena inteligente pueda encontrar en contacto con nosotros. Eso lo puedo explicar en otro video, por cuestiones meramente físicas”.

El sacerdote resalta luego que “de ahí a decir que el demonio se aparezca en forma extraterrestre, me parece rebuscado pero la verdad es que el demonio es bastante rebuscado”.

“Yo no conozco ningún caso pero, sinceramente, no me extrañaría nada”, concluye.

¿Qué dice la Iglesia Católica sobre los extraterrestres?

Hace algunos años, el entonces director del Observatorio Astronómico del Vaticano, el sacerdote jesuita y astrónomo argentino José Gabriel Funes, afirmó que si bien es probable que exista vida fuera del planeta Tierra, esto no cambia la visión cristiana del universo.

“No veo ninguna dificultad para la fe católica”, aseguró.

En declaraciones, el sacerdote dijo que de haber vida extraterrestre, “los católicos no tenemos necesidad de cambiar nuestra visión del universo”.

Esto porque “Dios, en su libertad, podría haber creado otras criaturas también inteligentes y poder ser parte de la creación”.

En agosto de 2020, el P. Funes publicó junto a los expertos Luciana Gramajo y Marcelo Lares un artículo sobre el problema de "estimar las probabilidades de establecer contactos causales entre civilizaciones de las galaxias” en el International Journal of Astrobiology.

 

¿Y si existieran los extraterrestres? ¿Qué lugar ocupan los alienígenas en el pensamiento católico?



¿Habrá un día obispos alienígenas? ¿Se celebrarán misas en Próxima Centauri en una lengua extraterrestre? ¿La Iglesia será católica, o sea, universal, en el sentido cósmico en que hoy entendemos esta palabra? Estas preguntas, por muy peregrinas que parezcan, forman parte de una de las discusiones cada vez más detalladas y frecuentes dentro de ámbitos teológicos cristianos. Y no se trata de un debate nuevo, porque la posibilidad de que existan en otros mundos seres dotados de libertad y conciencia es algo que ha dado que pensar desde antiguo. Nicolás de Cusa en el s. XV, o Giordano Bruno en el s. XVI son algunos de los intelectuales católicos que han especulado con la idea de que, fuera de nuestro planeta, haya vida inteligente.

En el siglo XX, Louis de Wohl y C. S. Lewis —un anglicano muy próximo al catolicismo— se tomaron en serio la cuestión. Ambos escribieron novelas basadas en razas extraterrestres que habitaban Marte y que trababan relación con los humanos. Tanto el libro de Wohl (Segundo asalto, 1954) como la «trilogía cósmica» de Lewis (1941–1945) se publicaron en una época en que existía un cierto furor por el tema. Un número no desdeñable de científicos entendía que el planeta cobrizo podría acoger algún tipo de vida, aunque fuesen líquenes estacionales. A finales del s. XIX Giovanni Schiaparelli creyó ver canales que cruzaban la superficie marciana, lo que alentó teorías como las de Percival Lowell (comienzos del s. XX), quien sostenía que se trataba de vías de irrigación excavadas por una raza inteligente, a fin de solventar la aridez de aquel mundo frío y herrumbroso. Durante la primera mitad del s. XX se añadieron algunas observaciones que alentaron esa hipótesis: el descubrimiento de los casquetes polares marcianos, así como algunas mediciones excesivamente optimistas sobre su temperatura.

Lo que sabemos del espacio

En 1897 (por entregas) y 1898 (como libro) publicó H. G. Wells La guerra de los mundos, ficción que Orson Welles dramatizó en 1938 como emisión radiofónica que muchos estadounidenses se tomaron en serio. Aquella historia contaba cómo los marcianos, dotados de una estremecedora superioridad tecnológica, desembarcaban en nuestro planeta y lo sojuzgaban sin apenas resistencia. Sin embargo, los invasores venidos de Marte caían víctimas de nuestras bacterias.

La conjetura de un Marte poblado por seres inteligentes se desmoronó en el verano de 1965, cuando la sonda Mariner 4 radió a la Tierra las primeras fotografías de la superficie marciana. Aquel era, en realidad, un mundo cráteres, yermo, muy similar a la Luna. No obstante, en el verano de 1976 las sondas Viking se posaron en dos puntos de aquel desértico y rojizo planeta. Sus experimentos no ofrecieron resultados concluyentes sobre si el mundo cobrizo situado entre la Tierra y Júpiter alberga —o albergó en el pasado— algún tipo de vida, aunque fuese muy precaria y rudimentaria. Hoy, después de decenas de misiones mucho más avanzadas, los resultados siguen siendo ambiguos; la única respuesta que parece haberse hallado es la confirmación de que, millones de años atrás, Marte disfrutó de océanos.

En octubre de 2017 se detectó el primer objeto interestelar: una estructura que cruzó nuestro sistema solar, procedente de la brillante estrella Vega, situada a 25 años luz. Los astrónomos no han determinado con exactitud su naturaleza, pero algunos, como Avi Loeb, catedrático de Harvard, asumen que, dada su forma, extraño comportamiento y características, debe de ser un ingenio construido por seres inteligentes. Este objeto —denominado Oumuamua— se ha convertido en uno de los muchos enigmas a que se enfrenta la astronomía moderna. En cualquier caso, no hay, en este momento, ni una sola prueba razonable de existencia de vida —inteligente o no— fuera de la Tierra. Ni siquiera el ambicioso proyecto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) ha obtenido el más mínimo indicio.

¿Marcianos comulgando?

Sin embargo, y por si pudiera suceder que un día nos topásemos con alienígenas, dentro del mundo católico se ha pensado y se sigue pensando en esta opción. Los libros de Wohl y de Lewis se centraban en el concepto de Pecado Original: ¿son los marcianos seres que comieron de su propia «manzana», o, por el contrario, constituyen una raza dotada de entendimiento y voluntad que no precisan de Redención, y que viven en armonía bajo la égida angelical? En la trilogía de Lewis aparecen tres tipos de habitantes de Marte, a semejanza de los Elfos, los Humanos y los Hobbit del mundo de Tolkien, o de la misma manera que los wookiees, los ewoks, los humanos o los jawas en el universo de George Lucas. Según la perspectiva de Lewis, cada raza alienígena tiene sus propias características —con inteligencias y capacidades distintas— y su propia historia. Por eso, el autor de Una pena en observación y los Cuatro amores dijo en 1958 —en su ensayo Religión y cohetes espaciales—: «Demos gracias a Dios de que aún nos quede mucho para realizar viajes a otros mundos; me pregunto si las vastas distancias astronómicas no sean sino las cuarentenas preventivas de Dios que evitan que se propague la infección espiritual de una especie caída», como la humana.

Un planteamiento muy distinto es el que abunda hoy entre los pensadores católicos dedicados a esta cuestión. Desde los tiempos en que sacerdotes como T. J. Zubek o John P. Kleinz publicaran ensayos como Theological Questions on Space Creatures (1961) o The Theology of Outer Space (1960) hasta hoy, el tema no ha cejado de incrementar la atención. De hecho, en 2021 se editó Extraterrestrials in the Catholic Imagination: Explorations in Science, Science Fiction and Religion, una colección de artículos, estudios y ponencias que fueron fruto de unas actividades organizadas por el seminario de Saint John (California) en 2020. Durante los últimos veinte años no es nada difícil encontrar publicaciones académicas en inglés que se preguntan sobre la posible relación de extraterrestres con la Iglesia, así como con las verdades del credo. En su momento, el jesuita José Gabriel Funes, entonces director del Observatorio Astronómico del Vaticano, comentó que no se puede descartar la existencia de vida inteligente más allá de la Tierra, e incluso, en línea con Lewis, aventuró que quizá los alienígenas viven en armonía con el Creador, mientras que los humanos somos «la oveja perdida». En una línea muy aventurada, Christopher Baglow, director del Science and Religion Initiative en la Universidad de Notre Dame, asegura que los extraterrestres incluso podrían tener acceso a los sacramentos.

Sea como fuere, el consenso entre el mundo intelectual católico sostiene que, si bien la Redención obrada por Cristo tiene carácter universal, está primeramente dirigida a los humanos, a causa de la desobediencia de Adán y Eva. De igual modo que los ángeles adoran a Cristo —aunque no tienen acceso a los sacramentos—, así los alienígenas cuyos padres no desobedecieron a Dios adorarían al Verbo hecho carne humana. Según aventuran algunos pensadores, pudiera darse el caso de que existieran extraterrestres en armonía con el Creador —no necesitados de Redención— que trabaran relación con los humanos. Y, siendo la raza humana inferior a ellos en todos los órdenes —como es inferior también el humano a los ángeles—, aprenderían algo nuevo y valioso gracias a nosotros: que Dios se ha entregado con mayor generosidad a los descarriados y a los ignorantes. «Dios puso sus ojos en la humildad de su esclava, y por eso me llamarán bienaventurada todas las generaciones», canta María en el Evangelio de Lucas.

Hoy extraterrestres visitarán la tierra, afirma profecía de un "médium brasileño" de hace 50 años. ¿Qué dice la Biblia sobre los falsos profetas?


HOY EXTRATERRESTRES VISITARÁN LA TIERRA, AFIRMA PROFECÍA DE UN "MÉDIUM BRASILEÑO" DE HACE 50 AÑOS. ¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LOS FALSOS PROFETAS? 

La profecía fue hecha en 1969 por el médium brasileño Francisco Cándido Xavier, mejor conocido como Chico Xavier 

Hace 50 años, en 1969, el mismo año en que el hombre llegó a la Luna, el médium brasileño Francisco Cándido Xavier -mejor conocido como Chico Xavier- profetizó que el 16 de julio del año 2019 los extraterrestres visitarán la Tierra. 

El médium y divulgador del espiritismo aseguró en la predicción que los extraterrestres establecerán contacto con los humanos y ofrecerán información privilegiada sobre otras civilizaciones. 

Además, la profecía de Chico Xavier indica que la comunidad de extraterrestres pondrá a prueba a la humanidad, para poder vivir integrados y en paz. 

Esta es la profecía completa que hizo el brasileño Chico Xavier 

“Nuestro Señor deliberó conceder una moratoria de 50 años a la sociedad terrena iniciada en julio de 1969, y, por tanto, a terminarse en julio de 2019. Jesús ordenó a sus emisarios celestes se empeñaran más directamente en el mantenimiento de la paz entre los pueblos y las naciones terrestres, con el fin de colaborar para que nosotros ingresáramos más rápidamente en la comunidad planetaria del Sistema Solar, como un mundo más regenerado, al final de ese período. 

Algunas potencias angélicas de otros orbes de nuestro Sistema Solar temieron la dilación del plazo extra, y fue entonces que Jesús, en su sabiduría, resolvió establecer una condición para los hombres y las naciones de la vanguardia terrestre. 

Según la imposición de Cristo, las naciones más desarrolladas y responsables de la Tierra deberían aprender a soportar unas a otras, respetando las diferencias entre sí, absteniéndose de lanzarse a una guerra de exterminio nuclear. La cara de la Tierra debería evitar a toda costa la llamada III Guerra Mundial. 

Según la deliberación de Cristo, si y sólo si las naciones terrenas, durante este período de 50 años, aprendieran el arte de la buena convivencia y de la fraternidad, evitando una guerra de destrucción nuclear, el mundo terrestre estaría finalmente admitido en la comunidad planetaria del Sistema Solar como un mundo en regeneración”. 

Falsos profetas los ha habido siempre y seguirán existiendo. Lo malo es que siempre habrá gente que crea estas cosas y los siga, pero ya el Señor nos lo ha advertido: 

Mateo 24,24
Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos. 

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LOS FALSOS PROFETAS? 

Deuteronomio 13,2-5
Si surge en medio de ti un profeta o vidente en sueños, que te propone una señal o un prodigio, y llega a realizarse la señal o el prodigio que te ha anunciado, y te dice: «Vamos en pos de otros dioses (que tú no conoces) a servirles», no escucharás las palabras de ese profeta o de ese vidente en sueños. Es que Yahveh vuestro Dios os pone a prueba para saber si verdaderamente amáis a Yahveh vuestro Dios con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma.
A Yahveh vuestro Dios seguiréis y a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis y viviréis unidos a él. 

¿CÓMO IDENTIFICARLOS?

La fórmula no es simple. Esperar y ver nos dice la Escritura:

Deuteronomio 18,20-22
Pero si un profeta tiene la presunción de decir en mi nombre una palabra que yo no he mandado decir, y habla en nombre de otros dioses, ese profeta morirá.»
Acaso vas a decir en tu corazón: «¡Cómo sabremos que esta palabra no la ha dicho Yahveh?»
Si ese profeta habla en nombre de Yahveh, y lo que dice queda sin efecto y no se cumple, es que Yahveh no ha dicho tal palabra; el profeta lo ha dicho por presunción; no le tengas miedo. 

Con información de El Sol de México 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES