Mostrando las entradas con la etiqueta dogmas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta dogmas. Mostrar todas las entradas

Dogmas de la Iglesia. ¿Sabes qué son y cuáles son los principales?




Los dogmas de la Iglesia católica, o dogmas de fe, son verdades doctrinales que han sido reveladas por Dios, transmitidas desde los Apóstoles a través de la Escritura y de la Tradición, y propuestas por la Iglesia para su aceptación a los fieles católicos.

Son muchos los dogmas de fe proclamados por la Iglesia Católica, pero los más importantes son 44, los cuales se encuentran subdivididos en 8 categorías. Aunque los dogmas de fe no pueden ser modificados, sí pueden ser reformulados de manera que se entiendan mejor de acuerdo a la época.

En síntesis, los dogmas de la Iglesia:

Los dogmas de fe se basan en la autoridad del Dios que los revela.

Al definirlos, la Iglesia garantiza que se hallan en la divina revelación.

Los dogmas son definidos solemnemente por el Papa o por un Concilio.

Una vez proclamado un dogma solemnemente, no puede ser derogado.

Los católicos están obligados a aceptar los dogmas de fe y creer en ellos.

La Iglesia no los impone; son luces de la verdad que iluminan nuestra fe.

Estos son los 44 más importantes, subdivididos en ocho categorías:

Dogmas sobre Dios:

1.- La Existencia de Dios. “La idea de Dios no es innata en nosotros, pero tenemos la capacidad para conocerlo con facilidad, y de cierto modo espontáneamente por medio de Su obra”.

2.- La Existencia de Dios como Objeto de Fe: “La existencia de Dios no sólo es objeto del conocimiento de la razón natural, sino también objeto de la fe sobrenatural”.

3.- La Unidad de Dios: “No existe más que un único Dios”. (Juan 17:3)

4.- Dios es Eterno: “Dios no tiene principio ni fin”. (Salmo 90:2)

5.- Santísima Trinidad: “En Dios hay tres personas: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo (1Juan 5:7,8) y cada una de ellas posee la esencia divina que es numéricamente la misma”.

Dogmas sobre Jesucristo:

6.- Jesucristo es el verdadero Dios (Juan 10:30) e hijo de Dios por esencia: “El dogma dice que Jesucristo posee la infinita naturaleza divina con todas sus infinitas perfecciones, por haber sido engendrado eternamente por Dios”.

7.- Jesús posee dos naturalezas que no se transforman ni se mezclan: “Cristo es poseedor de una íntegra naturaleza divina y de una íntegra naturaleza humana: la prueba está en los milagros y en el padecimiento”.

8.- Cada una de las naturalezas en Cristo posee su propia voluntad física y su propia operación física: “Existen también dos voluntades físicas y dos operaciones físicas de modo indivisible, de modo inseparable y de modo no confuso”.

9.- Jesucristo, además de hombre, es el Hijo natural de Dios: “El Padre celestial cuando llegó a la plenitud, envió a los hombres su Hijo, Jesucristo”.

10.- Cristo se sacrificó en la cruz como verdadero y propio sacrificio. “Cristo, por su naturaleza humana, era al mismo tiempo sacerdote y ofrenda, pero por su naturaleza Divina, juntamente con el Padre y el Espíritu Santo, era lo que recibía el sacrificio”.

11.- Cristo nos rescató y reconcilió con Dios por medio del sacrificio de su muerte en la cruz: “Jesucristo quiso ofrecerse a sí mismo a Dios Padre, como sacrificio presentado sobre la cruz su muerte, para conseguir para ellos el perdón eterno”.

12.- Al tercer día después de su muerte, Cristo resucitó glorioso de entre los muertos. “Al tercer día, resucitado por su propia virtud, se levantó del sepulcro”.

13.- Cristo subió en cuerpo y alma a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre (Marcos 16:19; Lucas 24:50-51; Hechos 1:9-11; y Efesios 4:7-13). “Resucitó de entre los muertos y subió al cielo en Cuerpo y Alma”.

Dogmas de la Iglesia sobre María:

14.- La Inmaculada Concepción de María: “La Santísima Virgen María, desde el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original”.

15.- La Perpetua Virginidad de María: “La Santísima Virgen María es virgen antes, durante y después del parto de su Divino hijo, siendo mantenida así por Dios hasta su gloriosa Asunción.”

16.- María, Madre de Dios: “María, como una virgen perpetua, engendró a Cristo según la naturaleza humana, y porque de ella nace como verdadero hijo, el sujeto nacido posee la naturaleza humana, junto con la naturaleza divina del Verbo de Dios. Sin embargo, habiendo en Jesucristo dos naturalezas, no es una persona humana, sino solamente la persona divina, propiamente el Hijo de Dios; De ahí que el Hijo de María es el mismo Verbo que subsiste en la naturaleza humana; entonces María es verdadera Madre de Dios, puesto que el Verbo es Dios. Cristo: Verdadero Dios y Verdadero Hombre.”

17.- La Asunción de María: “La Virgen María fue asunta en cuerpo y alma a los cielos inmediatamente después que acabó su vida terrestre; su Cuerpo no sufrió ninguna corrupción como sucederá con todos los hombres que resucitarán hasta el final de los tiempos, pasando por la descomposición.”

Dogmas sobre el Papa y la Iglesia:

18.-La Iglesia fue fundada por el Dios y Hombre, Jesucristo: “Cristo fundó la Iglesia, que Él estableció los fundamentos sustanciales de la misma, no tocante a doctrina, culto y constitución.”

19.-Cristo nombró al Apóstol San Pedro como primero entre los Apóstoles, (Mateo 16:18) como “cabeza visible” de toda Iglesia, (Hechos 4:8-11) confiriéndole inmediata y personalmente el primado de la jurisdicción: “El Pontífice Romano es el sucesor del bienaventurado Pedro y tiene el primado sobre todo el rebaño.”

20.- El Papa posee el pleno y supremo poder de jurisdicción sobre toda Iglesia, no solamente en cosas de fe y costumbres, sino también en la disciplina y gobierno de la Iglesia: “Conforme a esta declaración, el poder del Papa es: de jurisdicción, universal, supremo, pleno, ordinario, episcopal, inmediato.”

21.- El Papa es infalible siempre que se pronuncia ‘ex cathedra’: “Para comprender este dogma, conviene tener presente que: sujeto de la infalibilidad papal es todo Papa legítimo, en su calidad de sucesor de Pedro, y en otras personas u organismos a quienes el Papa confiere parte de su autoridad magisterial.”

El objeto de la infalibilidad son las verdades de fe y costumbres, reveladas o en íntima conexión con la revelación divina.

La condición de la infalibilidad es que el Papa pronuncie el dogma ex cátedra y solo cuando se pronuncia “ex cátedra”.

– Que hable como pastor de todos los fieles, haciendo uso de su suprema autoridad.

– Que tenga la intención de definir alguna doctrina de fe o costumbre para que sea creída por todos los fieles. Las encíclicas pontificales no son definiciones ex cátedra, más tampoco pueden estar en contradicción con el Magisterio Ordinario Universal.

La razón de la infalibilidad es la asistencia sobrenatural del Espíritu Santo, que preserva al supremo maestro de la Iglesia de todo error. La consecuencia de la infalibilidad es que las definiciones ex cátedra de los Papas son por sí mismas irreformables, sin posible intervención ulterior de cualquier autoridad.”

22.- La Iglesia es infalible cuando hace una definición en materia de fe y costumbres: “Están sujetos a la infalibilidad:

– El Papa, cuando habla ex cátedra.

– El episcopado pleno, con el Papa, que es la cabeza del episcopado, es infalible cuando se reúne en concilio ecuménico y cuando, disperso por el rebaño de la tierra, enseña y promueve una verdad de fe o de costumbres que siempre fue enseñada por la Iglesia.

Dogmas sobre la creación del mundo:

23.- Todo lo que existe fue creado por Dios a partir de la nada (Génesis 1:12): “La creación del mundo de la nada, no solo es una verdad fundamental de la revelación cristiana, sino también que al mismo tiempo llega a alcanzarla la razón con solo sus fuerzas naturales, basándose en los argumentos cosmológicos y sobre todo en el argumento de la contingencia.”

24.- Carácter temporal del mundo: “El mundo tuvo principio en el tiempo.”

25.- Conservación del mundo: “Dios conserva en la existencia a todas las cosas creadas.”

Dogmas de la Iglesia sobre el ser humano:

26.-El hombre está formado por cuerpo material y alma espiritual: “El humano como común constituido de cuerpo y alma”.

27.- El pecado de “Adán y Eva” se propaga a todos sus descendientes por generación, no por imitación: “Pecado, que es la muerte del alma, se propaga de Adán a todos sus descendientes (Romanos 5:12) por generación y no por imitación, y que es inherente a cada individuo”.

28.- El hombre caído no puede redimirse a sí mismo: “Solamente un acto libre por parte del amor divino podría restaurar el orden sobrenatural, destruida por el pecado”.

Dogmas sobre los sacramentos:

29.- El Bautismo es el verdadero y primer Sacramento instituido por Jesucristo: “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos a todas las personas, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” (Mateo 28,19).

30.- La Confirmación es verdadero y propio Sacramento: “Este Sacramento concede a los bautizados la fortaleza del Espíritu Santo para que se consoliden interiormente en su vida sobrenatural y confiesen exteriormente con valentía su fe en Jesucristo”.

31.- La Iglesia recibió de Cristo el poder de perdonar los pecados cometidos después del Bautismo: “Fue comunicado a los Apóstoles y a sus legítimos sucesores el poder de perdonar y de retener los pecados para reconciliar a los fieles caídos después del Bautismo”.

32- La Confesión Sacramental de los pecados está prescripta por Derecho Divino, necesaria para la salvación: “Basta indicar la culpa de la conciencia a los sacerdotes mediante confesión secreta”.

33- La Eucaristía es un verdadero Sacramento instituido por Cristo: “Aquél que coma Mi Carne y beba Mi Sangre tendrá vida eterna”. (Juan 6:51,59).

34- Cristo está presente en el sacramento del altar por la Transubstanciación de toda la substancia del pan en su cuerpo y toda la substancia del vino en su sangre: “Transubstanciación es una conversión en el sentido pasivo; es el tránsito de una cosa a otra. Cesan las sustancias de Pan y Vino, pues ocupan sus lugares el Cuerpo y la Sangre de Cristo. La Transubstanciación es una conversión milagrosa y singular diferente de las conversiones naturales, porque no sólo la materia prima, sino también la forma sustancial del pan y del vino son convertidas; sólo los accidentes permanecen sin cambiar: continuamos viendo pan y vino, pero sustancialmente ya no lo son, porque ellos vienen a ser realmente el Cuerpo, la Sangre, Alma y Divinidad de Cristo”.

35- La Unción de los enfermos es verdadero y propio Sacramento instituido por Cristo: “¿Existe algún enfermo entre vosotros? Hagamos la unción del mismo en el nombre del Señor”.

36- El Orden sacerdotal es verdadero y propio Sacramento instituido por Cristo. “Existe una jerarquía instituida por ordenación Divina, que consta de Obispos, Presbíteros y Diáconos.”

37- El matrimonio es verdadero y propio Sacramento. “Cristo restauró el matrimonio instituido y bendito por Dios, haciendo que recobrase su primitivo ideal de la unidad e indisolubilidad y elevándolo a la dignidad de Sacramento”.

Dogmas de la Iglesia sobre las últimas cosas


38.- La Muerte y su origen: “La muerte, en el actual orden de salvación, es consecuencia primitiva del pecado”.

39.- El Cielo (Paraíso): “Las almas de los justos que en el instante de la muerte se encuentran libres de toda culpa y pena de pecado entran en el cielo”.

40.- El Infierno: “El infierno es una posibilidad debido a nuestra libertad. Dios nos hizo libres para amarlo o para rechazarlo. Si el cielo puede ser representado como un gran tamiz donde todos viven en plena comunión entre sí y con Dios, el infierno es visto como soledad, división y ausencia del amor que genera y mantiene la vida. Se debe resaltar que la voluntad de Dios es la vida y no la muerte de quien quiera que sea. Jesús vino para salvar y no para condenar. En el límite, Dios no condena a nadie al infierno. Es nuestra opción fundamental, que va ser formada a lo largo de toda la vida por nuestros pensamientos, actos e omisiones, la que confirma o no el deseo personal de estar con Dios para siempre. De cualquier forma, no se debe usar el infierno para convencer a las personas de creer en Dios o vivir la fe. Eso favorecería la creación de una religiosidad infantil y puramente exterior. Se debe privilegiar el amor y no el temor. Sólo el amor mueve los corazones y nos hace adorar a Dios y amar al prójimo en espíritu y vida”.

41.- El Purgatorio: “Las almas de los justos que en el instante de la muerte están cargadas de pecados veniales o por penas temporales debidas al pecado, van al purgatorio, que es un estado de purificación”.

42.- El Fin del mundo y la Segunda venida de Cristo. “En el fin del mundo, Cristo, rodeado de majestad, vendrá de nuevo para juzgar los hombres”.

43.- La Resurrección de los Muertos en el Último Día: “A los que creen en Jesús y comen de Su cuerpo y beben de Su sangre, Él les promete la resurrección”.

44.– El Juicio Universal: “Cristo, después de su regreso, juzgará a todos los hombres.” (Mateo 25:31-34; Hechos 17:31)

¿Pueden cambiar los Dogmas de la Iglesia?


¿PUEDEN CAMBIAR LOS DOGMAS DE LA IGLESIA?
Por: P. Jon M. de Arza, IVE

Cambiar un dogma no, pero hay una sana evolución para que el mismo sea entendido correctamente por los fieles

Pregunta:

Estimado padre:

Mi consulta versa sobre la infalibilidad de la Iglesia, específicamente a los dogmas de fe. Resulta ser que los dogmas de fe son palabra de Dios, o tienen inspiración divina del Espíritu Santo.

Ahora bien estoy hoy en día estudiando filosofía y tengo un compañero que esta estudiando ciencias sagradas y compartimos muchas materias. A este compañero en el instituto católico (donde yo también estudio) le dijeron que los dogmas pueden ser modificados, ¿es esto verdad?… Yo sin embargo, no estoy a favor de lo que dice y se lo hago notar, pero el me pone el ejemplo del dogma "que fuera de la Iglesia nadie se salva"… y dice que ahora no toman mas a la Iglesia en el sentido ortodoxo sino que Iglesia son todos los que creen en Cristo… lo cual no me parece correcto, porque si así es no habría problema en que fuera evangelista… ¿me entiende a lo que voy?

Es decir, mi consulta va a:

¿Los dogmas de fe pueden cambiarse? Y si lo hicieran ¿Dónde estaría la infalibilidad?

¿La Iglesia desde la proclamación de este dogma, dijo lo que dice en el catecismo?

¿La Iglesia esta a favor o en contra de este liberal concepto de Iglesia, donde ya hasta los protestantes forman parte de la Iglesia?… ¿Es sólo herejía de algún teólogo en todo caso?

Muy agradecido, desde Argentina.

Respuesta:

Estimado:

Los dogmas no pueden ser modificados, en esto tiene Usted toda la razón. Y la Iglesia siempre ha dicho lo mismo en lo que a dogmas se refiere. Otra cosa es la reformulación de un dogma o el expresarlo de una manera que se compadezca mejor con los tiempos, pero esto no modifica en absoluto la verdad de fe que se propone para ser creída por todo católico. Hay también una sana "evolución" del dogma, de acuerdo a las reglas de San Vicente de Lerins, en el Conmonitorium:

"Quizá alguno se pregunte: ¿entonces no es posible ningún progreso en la Iglesia de Cristo? ¡Claro que debe haberlo, y grandísimo! ¿Quién hay tan enemigo de los hombres y tan contrario a Dios, que trate de impedirlo? Ha de ser, sin embargo, con la condición de que se trate verdaderamente de progreso para la fe, y no de cambio. Es característico del progreso que una cosa crezca, permaneciendo siempre idéntica a sí misma; propio del cambio es, por el contrario, que una cosa se transforme en otra. Crezca, por tanto, y progrese de todas las maneras posibles, el conocimiento, la inteligencia, la sabiduría tanto de cada uno como de la colectividad, tanto de un solo individuo como de toda la Iglesia, de acuerdo con la edad y con los tiempos; pero de modo que esto ocurra exactamente según su peculiar naturaleza, es decir, en el mismo dogma, en el mismo sentido, según la misma interpretación. Que la religión imite así en las almas el modo de desarrollarse de los cuerpos. Sus órganos, aunque con el paso de los años se desarrollan y crecen, permanecen siempre los mismos. Qué diferencia tan grande hay entra la flor de la infancia y la madurez de la ancianidad! Y, sin embargo, aquellos que son ahora viejos, son los mismos que antes fueron adolescentes. Cambiará el aspecto y la apariencia de un individuo, pero se tratará siempre de la misma naturaleza y de la misma persona. Pequeños son los miembros del niño, y más grandes los de los jóvenes; y sin embargo son idénticos. Tantos miembros poseen los adultos cuantos tienen los niños; y si algo nuevo aparece en edad más madura, es porque ya preexistía en embrión, de manera que nada nuevo se manifiesta en la persona adulta si no se encontraba al menos latente en el muchacho.

Éste es, sin lugar a dudas, el proceso regular y normal de todo desarrollo, según las leyes precisas y armoniosas del crecimiento. Y así, el aumento de la edad revela en los mayores las mismas partes y proporciones que la sabiduría del Creador había delineado en los pequeños. Si la figura humana adquiriese más tarde un aspecto extraño a su especie, si se le añadiese o quitase algún miembro, todo el cuerpo perecería, o se haría monstruoso, o al menos se debilitaría. Las mismas leyes del crecimiento ha de seguir el dogma cristiano, de manera que se consolide en el curso de los años, se desarrolle en el tiempo, se haga más majestuoso con la edad; de modo tal, sin embargo, que permanezca incorrupto e incontaminado, íntegro y perfecto en todas sus partes y, por decirlo de alguna manera, en todos sus miembros y sentidos, sin admitir ninguna alteración, ninguna pérdida de sus propiedades, ninguna variación de lo que ha sido definido" (n. 22).

En cuanto al dogma "Extra Ecclesia nulla salus", le recomiendo leer la Declaración Dominus Iesus, y también lo que dicen la Unitatis Redintegratio, del Concilio Vaticano II (), y la Encíclica de Juan Pablo II, Ut unum sint. Esto no es otra cosa que lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica (nn. 811-822), por otra parte.

En Cristo y María.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:


http://es.catholic.net/op/articulos/56564/cat/10/pueden-cambiar-los-dogmas-de-la-iglesia.html


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



Los dogmas sí son bíblicos



LOS DOGMAS, SÍ SON BÍBLICOS
Por Jesús M. Urones Rodríguez

Muchos protestantes suelen acusar a la Iglesia católica de inventar dogmas y de engañar a los fieles al ser dogmáticos. Incluso cuestionan este término. Para ellos, el cristianismo no debería tener dogmas, sino ser simplemente una relación directa con Cristo, porque el concepto de dogmas es propio de la religión, y ellos no creen que el cristianismo sea religión sino relación.

Explicaré entonces este punto para dejarlo claro de una vez. Para empezar, veamos qué enseña el Catecismo de la Iglesia Católica sobre los dogmas:

88 El Magisterio de la Iglesia ejerce plenamente la autoridad que tiene de Cristo cuando define dogmas, es decir, cuando propone, de una forma que obliga al pueblo cristiano a una adhesión irrevocable de fe, verdades contenidas en la Revelación divina o también cuando propone de manera definitiva verdades que tienen con ellas un vínculo necesario.

89 Existe un vínculo orgánico entre nuestra vida espiritual y los dogmas. Los dogmas son luces que iluminan el camino de nuestra fe y lo hacen seguro. De modo inverso, si nuestra vida es recta, nuestra inteligencia y nuestro corazón estarán abiertos para acoger la luz de los dogmas de la fe (cf. Jn 8,31-32)
.

Es decir, los dogmas son verdades contenidas en la revelación divina que hay que creer formalmente de manera irrevocable y obligatoria, estos dogmas iluminan nuestro camino en la fe y lo hacen más seguro. Es decir, no son doctrinas inútiles o sin sentido. Todo dogma ayuda al pueblo de Dios a caminar rectamente y seguro en la fe. Los dogmas pertenecen al depósito de la fe de la Iglesia.

Ahora bien, eso de que los dogmas no son bíblicos ¡es falso! La palabra dogma procede del griego δόγμα (dogma), esa palabra se traduce como, ordenanza y sí viene en las Escrituras: es utilizado para referirse a las ordenanzas y mandatos del antiguo pueblo de Dios en (Efesios 2:15 y Col 2:14); para referirse a los mandatos y órdenes de los emperadores, reyes y césares ( Lucas 2:1, Hechos 17:7 Hebreos 11:23); pero lo más interesante, es que esa palabra también es empleada para referirse a los decretos establecidos en el Concilio de Jerusalén, que debían ser firmemente creídos por todas las iglesias cristianas Católicas.

Cuando pasaban por las ciudades, les entregaban las decisiones( δόγμα) tomadas por los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las observaran. Hechos:16:4

Así que, ya desde un inicio, la iglesia cristiana tenía dogmas, como el que ya no es necesario circuncidarse para pertenecer al pueblo de Dios, como se decidió en el primer concilio de la Cristiandad, Hechos 15.

A lo largo de la historia de la Iglesia, una serie de verdades fueron creídas por todos los cristianos del mundo, constituyendo una "regla de fe" la llamada "regula fidei" , eran verdades creídas y practicadas por todos. San Ireneo de Lyon nos habla de ello ya hacia el año 180 d.C:

“He aquí la Regla de nuestra fe, el fundamento del edificio y la base de nuestra conducta: Dios Padre, increado, ilimitado, invisible, único Dios, creador del universo. Éste es el primer y principal artículo. El segundo es: el Verbo de Dios, Hijo de Dios, Jesucristo nuestro Señor, que se ha aparecido a los profetas según el designio de su profecía y según la economía dispuesta por el Padre; por medio de Él ha sido creado el universo. Además al fin de los tiempos para recapitular todas las cosas se hizo hombre entre los hombres, visible y tangible, para destruir la muerte, para manifestar la vida y restablecer la comunión entre Dios y el hombre. Y como tercer artículo: el Espíritu Santo por cuyo poder los profetas han profetizado y los padres han sido instruidos en lo que concierne a Dios, y los justos han sido guiados por el camino de la justicia, y que al fin de los tiempos ha sido difundido de un modo nuevo sobre la humanidad, por toda la tierra, renovando al hombre para Dios.” (IRENEO DE LYON, Demostraciones de la enseñanza apostólica 6).

Todo esto nos lleva a concluir que la Iglesia apostólica tenía desde un principio dogmas de fe, que eran creídas por todas las iglesias, las ponía en práctica y confesaban públicamente. Así que no se trataba de una relación personal con Cristo, sino que era una verdadera religión. Bajo la fe y ordenanzas del Sumo Pontífice San Pedro.

¡Bendiciones!


Cortesía de nuestra página hermana Convertidos Católicos - Religión en Libertad


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/



Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES