Mostrando las entradas con la etiqueta cruz. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta cruz. Mostrar todas las entradas

La Señal de la Cruz


LA SEÑAL DE LA CRUZ 

En la tradición Protestante prácticamente está prohibido hacer la señal de la cruz o persignarse, porque tal práctica alude supuestamente a una superstición católica Romana. Sin embargo, antes de que el Cristianismo fuera Romano o Reformado, era Católico. Con frecuencia podemos ver en la historia de la iglesia las referencias que se hacen a esta práctica en la iglesia primitiva. Los padres de la iglesia estaban conscientes de esta práctica, pero cómo no explican el mecanismo de está, no sabemos exactamente como se hacía. Sin embargo, el poder no radica en cómo se hace, sino en la cruz misma. 

Tertuliano uno de los primeros padres apostólicos (c. 225 AD) escribe sobre la señal de la cruz: 

“En cada paso que damos y en cada movimiento, en cada ir y venir, cuando nos vestimos y calzamos, cuando nos bañamos, cuando nos sentamos, cuando prendemos nuestras lámparas, en una piedra, en una silla, en todas las acciones ordinarias de la vida, trazamos sobre la frente la señal. Si buscas una ley en las Escrituras que valide nuestra práctica, no hallarás ninguna: la tradición es quién la origina, la costumbre la confirma, y la fe es fiel observador.” (De Corona 3). 


Aquí podemos ver cómo Tertuliano está defendiendo lo que ya se ha establecido como tradición entre los primeros Cristianos. Admite que el persignarse no está en la Escritura, pero esa no es la cuestión, para él lo que importa es la fe viva de los Cristianos: las cosas que los Creyentes pueden hacer. La señal de la cruz es para Tertuliano algo que los Cristianos hacen infinidad de veces durante el curso de su vida diaria. 

Casi un siglo después encontramos a Cirilo de Jerusalén (c. 386 AD) enseñando que los nuevos creyentes deben continuar la tradición que ha llegado a través de los siglos: 

“No nos vamos a avergonzar de confesar al Crucificado. Vamos a poner la señal de la cruz como un sello en nuestra frente: sobre el pan que comemos, sobre las copas donde bebemos; en nuestra salida y en nuestra entrada; antes de dormir; al descansar y al levantarnos; cuando vayamos por el camino o mientras continuemos nuestra marcha. Es un poderoso salvavidas; no tiene precio; por el amor al pobre; sin fatiga, por encima de la enfermedad; porque es la gracia que proviene de Dios, una insignia de la fe, y el terror de los demonios; porque “Él los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” [Col 2:15]. Porque cuando miran la cruz, se les recuerda al Crucificado.” (Un Tesoro Patrístico: Sabiduría en la Iglesia Primitiva para nuestros días) 

Tal vez fue el “racionalismo” quién marcó a la tradición como superstición. Sin embargo, no veo porque no podemos hacer la señal de la cruz en nuestra vida, al fin y al cabo es el símbolo de nuestra fe. 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


¿Qué significa una Cruz invertida?


 

¿QUÉ SIGNIFICA UNA CRUZ INVERTIDA?

El cine y la televisión son culpables de hacer que muchos tengan ideas extrañas y muy erróneas acerca de cosas de Dios y del más allá. Debido al bombardeo de las películas y las series de TV, muchos creen que hay cosas como «almas atrapadas» que se quedan aquí hasta que resuelven algún asunto pendiente. Otros creen que los demonios en verdad tienen forma y sustancia corpórea en este mundo. Otros creen que la cruz invertida es un símbolo original del satanismo, y al verla inmediatamente se forman un prejuicio de la persona que la porta.

En San Juan 21,18-19 Jesús dice algo que es un claro aviso para Pedro. «En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras.» Con esto indicaba la clase de muerte con que iba a glorificar a Dios. Dicho esto, añadió: «Sígueme.»

Jesús casi describe la forma en que Pedro va a ser martirizado. Cuando le dice que extenderá sus brazos y otro le ceñirá, hace alusión a lo que sucedía con los que eran condenados a ser crucificados: se les ataba el pesado travesaño horizontal de la cruz, conocido como patíbulum, de manera que el condenado tenía que andar a su lugar de ejecución con los brazos extendidos, atados al patíbulum, soportando aquel pesado madero al cual quedarían clavados sus brazos.

A pesar de que la biblia no confirma cómo murió San Pedro, por medio de la Tradición hoy sabemos que San Pedro murió crucificado. La Tradición nos dice que el propio San Pedro pidió ser crucificado cabeza abajo, ya que no se sentía digno de sufrir la misma muerte que su Señor. De ahí que la cruz invertida es la cruz de San Pedro. De ninguna manera se trata de un símbolo satánico.

«¡ESO NO ESTÁ EN LA BIBLIA!» Nunca faltará el fundamentalista que se rasga las vestiduras porque esto o aquello del catolicismo no está descrito, de forma literal, en la biblia. Es verdad, la cruz invertida, o cruz de San Pedro, no está descrita en la biblia. Curiosamente los que hacen esos señalamientos son los mismos que no portan ningún tipo de cruz, sino que una estrella de David o una bandera de Israel, las cuales no están descritas en ninguna parte de la biblia.

«¡LA CRUZ ES UN OBJETO MALDITO! ¡LA BIBLIA LO DICE!» Para aseverar semejante cosa algunos hermanos protestantes se sujetan del versículo en Gálatas 3,13: «Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose él mismo maldición por nosotros, pues dice la Escritura: Maldito todo el que está colgado de un madero». En realidad lo que hacen es sacar un versículo de su contexto para usarlo como zancadilla y hacer tropezar a alguien en su fe. En la carta a los Gálatas San Pablo hace una comparación de cómo eran las cosas en la Antigua Alianza para luego dar a conocer cómo son en la Nueva Alianza.

En la Antigua Alianza la cruz fue motivo de escándalo, pero en la Nueva Alianza ha dejado de serlo, ya no es un objeto maldito. Eso lo leemos en Gálatas 5,11:«En cuanto a mí, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué soy todavía perseguido? ¡Pues se acabó ya el escándalo de la cruz!». Finalmente, en Gálatas 6,14 San Pablo nos invita a gloriarnos en la cruz: «En cuanto a mí ¡Dios me libre gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo es para mí un crucificado y yo un crucificado para el mundo!».

Resulta irónico que nuestros hermanos protestantes, con tanto celo por las escrituras, parecen no haber leído lo que dice San Pablo en Filipenses 3,18 en donde el apóstol de los gentiles llora por aquellos que viven como enemigos de la cruz de Cristo.

La cruz invertida es la cruz de San Pedro, la cruz donde muriera el primer Papa de la historia del catolicismo, para dar gloria a Dios. La cruz invertida no tiene nada de satánico ni de ominoso. No dejemos que el cine y la TV sean los que nos formen en nuestra fe. Principalmente no permitamos que ellos formen a nuestros hijos en nuestra fe. El cine y la TV están plagados de anacronismos y de errores históricos. Es decir que fallan en cosas que están escritas y comprobadas por cientos de historiadores. Luego no es de extrañarse que fallen tremendamente en cosas de la fe cristiana, para la cual hace falta tener un corazón elevado hacia Cristo para poder comprenderla.

Pax et bonum

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.



Día de la santa cruz


DÍA DE LA SANTA CRUZ

El 3 de mayo en muchos países del mundo se conmemora “la Cruz de mayo”. Esta tradición popular tiene sus orígenes desde muy antiguo en Jerusalén y se sigue festejando en varios pueblos de habla hispana.

La también llamada “Fiesta de las cruces” se celebra en ciudades de España, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Argentina, Colombia y Venezuela. En muchos de estos lugares adornan las cruces con coloridas flores, se realizan procesiones, bailes o se venera el madero en los cerros o lugares visibles para toda la población.

Se dice que por el siglo IV el pagano Constantino tenía que enfrentar una terrible batalla contra el perseguidor Majencio. La noche anterior al suceso tuvo un sueño en la que vio una cruz luminosa en los aires y escuchó una voz que le dijo: "Con este signo vencerás".

Al empezar la batalla mandó colocar la cruz en varias banderas de los batallones y exclamó: "Confío en Cristo en quien cree mi madre Elena". La victoria fue total, Constantino llegó a ser emperador y dio libertad a los cristianos.

Santa Elena, madre del emperador, pidió permiso a su hijo y fue a Jerusalén a buscar la Santa Cruz en la que Cristo murió. Después de muchas excavaciones encontró tres cruces y no sabían cómo distinguir cuál era del Señor.

Es así que llevaron a una mujer agonizante, quien al tocar la primera cruz se agravó más con su enfermedad. En la segunda cruz, la enferma se mantuvo igual, pero al tocar el tercer madero, recuperó la salud.

Santa Elena con el Obispo y los fieles llevaron esta cruz en procesión por las calles de Jerusalén. En el camino había una mujer viuda que llevaba a enterrar a su hijo, por lo que acercaron la Cruz al fallecido y éste resucitó.

Por varios siglos se ha celebrado en Jerusalén y muchos pueblos del mundo el 3 de mayo como la fiesta de la invención o hallazgo de la Santa Cruz. En toda la Iglesia Católica la celebración litúrgica de la Exaltación de la Santa Cruz se festeja el 14 de septiembre.

Fuente, ACI prensa

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.


¿Qué significan las 7 palabras de Cristo en la cruz?


¿QUÉ SIGNIFICAN LAS 7 PALABRAS DE CRISTO EN LA CRUZ?
Por Padre Julián López Amozurrutia 

Reflexionemos sobre las frases que Jesús pronunció en la cruz durante su agonía.

Es una tradición de Viernes Santo que suele realizarse después del mediodía, y que consiste en reflexionar sobre las palabras de Cristo en la Cruz durante su dolorosa agonía:

1. “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34)

Perdón. Desde el dolor inenarrable de su amor, Cristo pide perdón. Su voz se eleva al Padre. ¿Acaso podía ir a otro lado? De Él venía. A Él volvía. El círculo completo de su presencia en el mundo tiene su broche en la Cruz. Todo el camino miraba a entregarnos el perdón divino. Ahora lo suplica. Pide perdón por nosotros. El corazón no se agota. Mira al Padre y mira al hombre. Y Él, que sí sabe lo que hacemos, que sí puede experimentar el dolor del error y del fracaso humano, que capta como nadie la fractura terrible entre Dios y el hombre, la repara con un murmullo apenas perceptible. Padre, perdónanos.

Te lo imploramos desde la Cruz, a la que hemos quedado asociados por el Bautismo. La Cruz de tu misericordia, que nos selló como pertenencia de tu Hijo amado. Y como el Señor, nos atrevemos también a pedir perdón por los que a nuestro lado te ofenden. Jesús no pedía perdón por sí mismo, pues en Él no había mancha alguna. Pero pidió perdón por nosotros. Nosotros pedimos perdón por nosotros, y también nos solidarizamos con la humanidad, necesitada de redención. Nos unimos a la voz del Hijo que desde el corazón del mundo suplica: Padre, perdona a la humanidad.

Leer: ¿Dónde están las reliquias de la Pasión de Cristo?

PUBLICIDAD

2. “Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23,43)

La promesa. Después de una cadena de rechazos, que como un látigo crudelísimo laceraba su carne, una voz exangüe emite la tardía confesión de fe. “Acuérdate de mí cuando vengas en tu Reino”. Para la misericordia divina, nunca es demasiado tarde. Cuando todos han descartado al desgraciado, y el juicio implacable del mundo ha cumplido ya su sentencia, el pasado desaparece para no quedar más que un “hoy” que será también el futuro inagotable, la eternidad. La sentencia del cielo es inversa. Ante la Cruz de Cristo, en la cruz de la propia responsabilidad, una plegaria humilde funde dos cruces en un abrazo redentor. Sólo se recordará el pasado en cuanto ha sido transfigurado por el amor. Las heridas contusas del pecado se convierten en nudos de luz. El Paraíso es el único horizonte. Jesús, nuestra situación es de una oscuridad densa y sin esperanza. Acuérdate de nosotros. Acuérdate de mí. ¡Venga tu Reino, ven en tu Reino y acuérdate de mí!

3. “Mujer, ahí tienes a tu hijo. […] Ahí tienes a tu madre” (Jn 19,26-27)

Un gesto de ternura. Misericordia que no necesita justificarse. Ante la madre, nunca hace falta justificarse. Ante el discípulo amado, ante el amigo, tampoco. Dichosos los pechos que te amamantaron. Dichoso el que cumple la voluntad de Dios. La nueva familia se estrecha al pie de la Cruz, donde el dolor no se esconde, pero enjuga las lágrimas con el más delicado cariño. Quiéranse. Ya no estaré yo entre ustedes, pero en su amor perseverante me encontrarán. Cuídense mutuamente. Háganse cargo uno del otro, y a la vez de toda la Iglesia. En su casa, la Casa se dibuja como aprecio cotidiano. La Iglesia, el cielo y la familia son lo mismo. Se lo encomiendo. No falte nunca la caricia, la sonrisa, el apoyo. Todo sufrimiento se trasciende en un solo instante en el que se cruzan las miradas, y en ellas fulgura la caridad. Nada se acaba. Todo está empezando.

4. “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27,46; Mc 15,34).

Una confesión. Dura. La más dura del Evangelio. Que nunca entenderemos ni experimentaremos como Él. Y para que no haya duda, la testimonian dos evangelistas. Habla al Padre, lanzando al infinito el dardo incomprensible del corazón desgarrado. No podemos medir el infinito. Pero sabemos que un abandono infinito le sacude el alma. ¿Cómo es posible? Porque el abismo infinito de su perdón es mayor que el equilibrio del cosmos. Porque sólo su amor eleva exponencialmente al infinito la ofrenda de un dolor humano. De un dolor infinito. Y entonces la unidad se reconstruye sacrificando a Dios. Inmolación cuya lógica sólo vislumbramos cuando amamos. Cuando sabemos, ante el ser amado, que no escatimaríamos nada por su bien. Que busca la unidad a toda costa. La unión acontece como libertad de absoluta generosidad. El Padre no escatima a su Hijo, al Hijo amado. ¿Cuánto nos ama a nosotros, ingratos tiranos del egoísmo? Para abrirnos un espacio en el seno divino, la Trinidad se desgarra. Misericordia absoluta. En ese silencio, en esa oscuridad, en esa noche, cabemos nosotros. La soledad de un corazón es garantía de la compañía eterna. No lo podemos entender. Escuchamos y callamos.

5. “Tengo sed” (Jn 19,28).

El anhelo. Anhelo acuciante. Sed. La de la cierva que busca corrientes de agua. La del místico que intuye en la noche la gracia. La del ser humano que ha visto resquebrajarse por la sequedad la tierra de sus deseos. Dios nos enseña a no rendirnos, precisamente ahí donde parecería que ya no hay nada que esperar. ¿Para qué suplicar por agua cuando se está en el precipicio de la muerte? ¿Tiene acaso sentido entonces suplicar aún? Y, sin embargo, Cristo lo hace. Y con Él, la humanidad fatigada. Que en realidad no se rinde. No se rinde nunca. Más aún, al borde del fracaso se desencadena el caudal inconmensurable a punto de estallar. Brotará de su corazón, el torrente de agua viva prometida. El mismo Jesús deseaba que llegara la hora, la hora de la Cruz, para que su sed se convirtiera en manantial. El milagro de la misericordia ocurre entonces. Yo también tengo sed. Siempre he tenido sed. He visto aguas colosales, pero siempre me desborda su visión. Un sorbo de paz. Sólo eso suplicamos hoy. Un sorbo de paz. Y que encuentre su propio espacio en la sed inmensa del Hijo de Dios.

6. “Todo está cumplido” (Jn 19,30).

Amanece. Despunta el día. Sólo desde la Cruz se alcanza a ver. Es el puesto del vigía, el vigía de la humanidad. El barco aún no recibe la noticia, pero el vigilante la conoce ya. Ha triunfado el amor. La misericordia ha decretado su juicio. Nada es imposible ahora para el que ama en la verdad, para el que adora en Espíritu, para el que se signa con la Cruz. El Amén de Dios es al mismo tiempo el Amén del hombre. Se ha sellado el pacto, el pacto último. Se ha pronunciado la última palabra. Que no será la última, sino la primera. No hay un solo hilo que se haya corrido hacia el absurdo. Misteriosamente todo se integra hacia la vida. El “hágase” del Génesis coincide con el “ven pronto” del Apocalipsis. Todo se ha cumplido. María dijo en la cúspide de la historia: “hágase en mí”. Y nosotros no dejamos de implorar: “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Que lo que se ha cumplido, se cumpla también en mí. Que no quede yo fuera del cumplimiento. Que esa palabra sea también el veredicto sobre mí. Amén.

7. “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46).

La última intimidad es también la cercanía definitiva. La entrega total, sin reserva. La palabra de confianza plena. La mayor libertad, la mayor verdad, el mayor amor, se realiza en la entrega. El Hijo se entrega. Y así nos muestra el camino. Nadie tiene amor más grande. Ser espíritu es poder entregarse. El espíritu le da sentido a la carne. Entregarse al Padre es cerrar todo ciclo posible. Es ser feliz. Ahí donde parece agonizar la esperanza, la certeza es ya visión y ofrenda. La misericordia no es vacío ni renuncia, sino donación y recreación. Todo nace de nuevo. La vida es posible. La Cruz es paso de encomienda, es misión, es aliento fecundo. El último suspiro es el eco del primer soplido divino, el que vació sobre Adán. Se engendra al hombre nuevo. El Espíritu sopla donde quiere. Ha querido soplar aquí. Nos ha convertido en aliento de Dios. Por Él podemos alentar al mundo en su trance amargo. El vino bueno, abundante, el mejor, es escanciado en la tierra. Al Padre, origen de toda vida, vuelve el Hijo en un acto que es también humano. Nuestro Cordero Pascual ha sido inmolado. El banquete ha empezado.

Fuente, desdelafe.mx

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.



Si Jesús murió en la cruz, ¿Es correcto decir que Dios murió en esa cruz?


SI JESÚS MURIÓ EN LA CRUZ, ¿ES CORRECTO DECIR QUE DIOS MURIÓ EN ESA CRUZ?
Por: Corazones.org 

Este es un tema que hay que entender bien para no caer en el error de pensar que Dios dejó de existir o fue disminuido por la muerte.

Nunca debemos olvidar que en Jesús hay dos naturalezas, él es verdadero Dios y verdadero hombre.

DIOS
Él es adorado (Mt 2, 2; 2, 11; 14, 33; 28, 9)
A Él se le adora (Hch 7, 59; 1 Co 1, 1-2)
Él fue llamado Dios (Jn 20,28; Heb 1, 8)
Él fue llamado "Hijo de Dios" (Mc 1, 1)
Él no cometió pecado (1 Pe 2, 22; He 4:15)
Él sabía todas las cosas (Jn 21, 17)
Él da vida eterna (Jn 20, 28)
En Él habita la plenitud de Dios (Col. 2, 9)


HOMBRE

Él adoró al Padre (Jn 17)
Él le oró al Padre (Jn 17, 1)
Él fue llamado hombre (Mc 15, 39; Jn 19, 5)
Él fue llamado "Hijo del Hombre" (Jn 9, 35-37)
Él fue tentado (Mt 4, 1)
Él creció en sabiduría (Lc 2, 52)
Él murió (Rom 5, 8)
Él tiene un cuerpo de carne y huesos (Lc 24, 39)

Si reconocemos que Jesús murió en la cruz y que El es Dios, ¿podemos decir que Dios murió en la cruz?, si, es correcto decir que Dios murió en la cruz. Pero hay que entender bien para no caer en el error de pensar que Dios dejó de existir o fué disminuido.

La Iglesia enseña que "la naturaleza humana de Cristo pertenece propiamente a la persona divina del Hijo de Dios que la ha asumido. Todo lo que es y hace en ella pertenece a "uno de la Trinidad" -Catecismo #470:

470 Puesto que en la unión misteriosa de la Encarnación "la naturaleza humana ha sido asumida, no absorbida" (GS22, 2), la Iglesia ha llegado a confesar con el correr de los siglos, la plena realidad del alma humana, con sus operaciones de inteligencia y de voluntad, y del cuerpo humano de Cristo. Pero paralelamente, ha tenido que recordar en cada ocasión que la naturaleza humana de Cristo pertenece propiamente a la persona divina del Hijo de Dios que la ha asumido. Todo lo que es y hace en ella proviene de "uno de la Trinidad". El Hijo de Dios comunica, pues, a su humanidad su propio modo personal de existir en la Trinidad. Así, en su alma como en su cuerpo, Cristo expresa humanamente las costumbres divinas de la Trinidad (cf. Jn 14, 9-10):
«El Hijo de Dios [...] trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo semejante a nosotros, excepto en el pecado» (GS 22, 2).

La segunda persona de la Trinidad asumió la naturaleza humana de manera que todo lo que le ocurre a Jesús (nacer, sufrir, morir, etc) se le atribuye a su persona que es divina. Hay una verdadera unión. Así lo enseña el Catecismo:

"... todo en la humanidad de Jesucristo debe ser atribuido a su persona divina como a su propio sujeto... no solamente los milagros sino también los sufrimientos y la misma muerte" Catecismo #468.
468 Después del Concilio de Calcedonia, algunos concibieron la naturaleza humana de Cristo como una especie de sujeto personal. Contra éstos, el quinto Concilio Ecuménico, en Constantinopla, el año 553 confesó a propósito de Cristo: "No hay más que una sola hipóstasis [o persona] [...] que es nuestro Señor Jesucristo,uno de la Trinidad" (Concilio de Constantinopla II: DS, 424). Por tanto, todo en la humanidad de Jesucristo debe ser atribuido a su persona divina como a su propio sujeto (cf. ya Concilio de Éfeso: DS, 255), no solamente los milagros sino también los sufrimientos (cf. Concilio de Constantinopla II: DS, 424) y la misma muerte: "El que ha sido crucificado en la carne, nuestro Señor Jesucristo, es verdadero Dios, Señor de la gloria y uno de la Santísima Trinidad" (ibíd., 432).

Tal vez nos sea más sencillo comprenderlo con un jemplo: Jesús nace de María, por lo tanto Dios nació de María. Por eso ella es Madre de Dios. Sabemos que Dios existe eternamente y no comienza a existir hace 2000 años. Pero si comienza a ser hombre hace 2000 años.

Igualmente la Iglesia enseña que Jesús murió en la cruz y como la persona de Jesús es divina, Dios murió en la cruz, sin con esto implicar que Dios dejó de existir, ya que sabemos que Dios no tiene principio ni fin. La naturaleza divina de Jesús no murió en la cruz, su naturaleza humana sí.

"Oh Cristo Dios, que por tu muerte has aplastado la muerte" (Tropario, citado en el Catecismo # 469)

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:

http://www.es.catholic.net/op/articulos/61570/cat/10/si-jesus-muere-en-la-cruz-es-correcto-decir-que-dios-murio-en-esa-cruz.html

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

¿De verdad murió Jesús en un "madero de tormento" y no en una cruz?



¿DE VERDAD MURIÓ JESÚS EN UN “MADERO DE TORMENTO” Y NO EN UNA CRUZ?


"Jesucristo no murió en una cruz. La palabra griega que suele traducirse “cruz” es staurós, que significa básicamente “poste o palo vertical”." (Como aparece en el libro ¿Qué enseña realmente la Biblia? publicado en 2005, de los testigos de Jehová)



LA BIBLIA ES MUY CLARA, más de 80 veces aparece la palabra “cruz” y sus derivados. La palabra que la Biblia usa en el texto original en griego es “stauros”. Por otro lado solo se mencionan 5 veces la palabra “madero”, en griego “xilon” pero con ello se indica el tipo de material, no la forma que tenía, ya que el uso de «cruz» (staurós) es prácticamente unánime.

La palabra «staurós», significa «cruz». Resulta elocuente que “σταυρός” o stauros” conserva en medio de ella misma la palabra “tau”, que es el nombre que tiene la letra “T” en las tres lenguas bíblicas (hebreo, arameo y griego). En griego, la “te” o "tau", es igual a nuestra “T”, que es otra forma de cruz. Entonces en las lenguas bíblicas la tau, ha sido una cruz, un signo de “dos palos”.

El Diccionario Griego y Hebreo Strong dice de estauros: "“staurós” (stow-ros'): “literalmente cruz, un instrumento de castigo en la pena capital, una estaca vertical en punta, con frecuencia con una viga transversal sobre esta o cruzada/cortada por una viga transversal".

«Staurós» es cruz, ese ha sido su significado corriente y ordinario, y todavía hoy eso significa. Por ejemplo: Si vamos a Grecia, vemos que en las ambulancias dice "Cruz Roja Griega" ó Elenicós Eritrós Staurós. Jamás veremos una ambulancia en Grecia que "Elenicos Eritrós Staurós" se traduzca como "Madero o Poste Rojo Griego". Ahora, si esto no fuera suficiente. ¿Apoya la Biblia la idea de una muerte en un palo?


¿Murió Jesús en un madero vertical según la Biblia?

La Biblia no parece apoyar la idea de que Jesús muriera en un poste. ¿Porqué?

1.- Si Jesús hubiera muerto empalado, ¿Cuántos clavos hubieran atravesado sus manos? Según las ilustraciones de la Atalaya, solo un clavo atravesaba sus manos. ¿Qué dice la Biblia? En Juan 20, 25, Tomás menciona las heridas de "los clavos" en las manos de Jesús. Aunque no indica cuantos, da entender que fueron más de uno solo.

2.- Si Jesús murió en un poste, ¿En que posición estarían sus manos? Según las imágenes de la Atalaya, estarían estiradas sobre su cabeza. ¿Qué dice la Biblia? En Juan 21, 18-19, Jesús le dijo como moriría a Pedro. Le dijo que extendería la manos, no que las estiraría, ¿No indica esto que se usaban las cruces en la época de Jesús?

3.- Si Jesús murió en una madero de tormento, ¿En donde colocarían el letrero de su condena? Según las ilustraciones de la Atalaya, estaría colocado sobre sus manos. ¿Qué dice la Biblia? En Mateo 27,37, que el letrero que tenia la causa de la condena de Jesús fue puesto sobre su cabeza, no sobre las manos.

La Biblia entonces no parece indicar que Jesús haya muerto colgado de un poste, y aunque, efectivamente la Biblia usa la palabra madero en varias ocasiones (Hechos 5, 30) (Hechos 10, 39) (Hechos 13, 29) (Gálatas 3, 13) (1 Pedro 2, 24) (Dependiendo de la versión de la Biblia que use), no se refiere a que literalmente lo clavaron a un madero, sino que con esto se refieren al madero o palo horizontal que cargaban los criminales y que atraviesa al poste vertical. ¿Pero, y que dice la historia?

¿Murió Jesús en un poste según registros históricos?

La evidencia histórica no parece indicar que Jesús haya sido colgado de un madero de tormento. Aún así, los testigos de Jehová en su artículo "¿De verdad murió Jesús en una cruz?" afirman: "Ciertos dibujos antiguos muestran el uso de un poste sencillo en las ejecuciones romanas" (La Atalaya, de abril de 2006)

Si bien es cierto que en dibujos antiguos de Justo Lipsio se muestra una muerte en un madero, no es correcto decir que era la única manera de crucificar. Entre los dibujos de Justo Lipsio existen muchas maneras de crucificar, entre ellas, la cruz inmissa o la cruz normal que todos conocemos.


1.- Cruz simple. Imagen usada por los testigos para probar su creencia.
2.- Cruz decussata. En forma de X, usada en el martirio de San Andrés.
3.- Cruz inmissa. En forma de T, es el tipo de cruz donde murió Jesús.
4.- Skolops, (objeto puntiagudo). Verdadero empalamiento, atraviesa la persona.

Tambien está la evidencia arqueológica: la crux capitata (cuatro brazos) que se halló en una habitación de esclavos de Herculano en 1939. El famoso "cuadrado mágico" de Pompeya y su desciframiento donde se puede escribir con sus letras dos veces "Paternoster" o padrenuestro y dos veces A y O, Alfa y Omega.

En el Museo Palatino, en Roma, se conserva el “graffiti” que se encontró en la pared de la escuela de pajes del palacio de Nerón. Ahí aparece un hombre rezando ante la figura de un crucificado con cabeza de asno, y por entre las dos figuras se leen unas toscas letras griegas: “¡Alexámenos adora a su dios”! Aunque es evidente que se trata de un dibujo para ridiculizar la fe cristiana, lo interesante es que aquí se muestra cómo murió Jesús: en una cruz, no en un palo.


La frase tallada en griego dice:
"Alexámenos, adora a su dios"
Y, ¿Qué dijeron los Padres de la Iglesia, los discípulos de los apóstoles?

Tertuliano (escribió entre el 190 y 220 d. C.) "Pero, para regresar a Moisés ahora, me pregunto, ¿Por qué, cuando Josué estaba luchando contra Amalec, él no oró sentado sino que extendió las manos,... a no ser que allí, [...] la figura de la cruz también era necesaria...”. “Ahora la letra griega TAU en nuestra propia letra es una T y es la misma forma de la cruz".

Justino Mártir (escribió en el 148 y 161 d. C.) "Y cuando nuestros brazos se extienden formamos la figura de la cruz. Finalmente, miren sus propias banderas y los estándares militares. Estos también tienen la forma de la cruz".

Jerónimo (vivió en 347-420 d. C) "¿Qué es lo que dice indignado? ‘¡Esto podría haber sido vendido por más de trescientos denarios!’, porque a él, que fue ungido con este perfume se le crucificó. [...] "El trescientos contiene el símbolo de la crucifixión. La letra T (tau) es la señal para trescientos".

Respecto a todo esto el mismo Justo Lipsio escribió: "Yo no sé si se debe hacer referencia a las palabras de Inocencio respecto a este tema: ‘en la cruz del Señor había cuatro piezas de madera. La viga perpendicular, el travesaño, el tronco de un árbol puesto por debajo, y el título (inscripción) puesto por encima’. También nos relata Ireneo: ‘La propia construcción de la cruz tiene cinco extremos, dos verticales y dos horizontales, y una en el medio donde la persona prendida con clavos se sentaba".

Después tenemos que, en 1997, en las excavaciones de la Puerta de Jaffa (Jerusalén) se encontró una crucecita que servía de colgante, realizada en madera y con borde de metal. Se ha exhibido en el Museo de Historia de la Torre de David, ubicado en la Ciudad Santa, como uno de los descubrimientos sobre los primeros años del cristianismo en Jerusalén.
Hasta ahora, la Biblia y la Historia nos siguen apuntando a una sola dirección y esta es que Jesús murió en una cruz no en un poste. ¿Qué dirá la medicina?

¿Murió Jesús en un poste según la medicina?

La evidencia médica nos dice que una vez que la persona cuelga en posición vertical, la crucifixión es una muerte lenta y agonizante por asfixia. La razón es que la presión ejercida en los músculos pone el pecho en la posición de inhalación. Básicamente, para poder exhalar, el individuo debía apoyarse en sus pies (fijos con clavos al madero) para que la tensión de los músculos se alivie por un momento. Al hacerlo, el clavo desgarraría el pie hasta que quede finalmente incrustado en los huesos tarsianos.

Posiciones que Jesús tendría
que haber adoptado para
poder respirar en la Cruz. 
Después de arreglárselas para exhalar, la persona podría relajarse y descender para inhalar otra bocanada de aire. Nuevamente tendría que empujarse hacia arriba para exhalar raspando su espalda ensangrentada contra la madera áspera de la cruz.

Este proceso continuaba hasta que la persona ya no pudiera empujarse hacia arriba para respirar. Entonces moría. Jesús aguantó esa situación por poco más de 3 horas.

Es digno de mencionar que un hombre fijado con los brazos extendidos sobre su cabeza, como en las imágenes de los testigos, se sofocaría en minutos, mientras que un hombre con los brazos extendidos hacia los lados en un ángulo de 60 a 70 grados, como en una cruz, podría vivir durante horas sin sofocarse.

La medicina, al igual que la Biblia y la historia no apoyan la idea de una muerte en un "madero de tormento", ¿Habrá otra excusa para afirmar que Jesús murió en un madero?

El origen pagano de la cruz

"Mucho antes de comenzar la era cristiana, las cruces eran símbolos utilizados por los antiguos babilonios en el culto a Tamuz, dios de la fertilidad. Su uso se extendió con el tiempo a Egipto, la India, Siria y China." (La Atalaya, de abril de 2006)


La aparición de la cruz en la antigüedad es una excusa más para decir que como la cruz es pagana, no se debe usar, y que realmente Jesús murió en un madero de tormento.

Según esto. "No fue sino hasta unos tres siglos después de morir Jesús cuando algunos miembros de la cristiandad empezaron a promover la idea de que Cristo murió en una cruz." (Op. cit.). Pero ya hemos visto que esto no es cierto, la Biblia, la historia y la medicina ya nos comprobaron que esto es mentira.

Si bien es cierto que su origen fue en Persia, después los romanos la convertirían en un instrumento de tortura, pero después es Dios mismo quien entregando a su hijo único la convierte en una signo de amor. El amor que tuvo Dios por el mundo como para entregar a su hijo único (Juan 3, 16).

Ahora, aún y con origen pagano de la cruz, la misma Sociedad de la Atalaya ha dicho: "Culebras, cruces, estrellas, aves, flores... sí, es casi interminable el número de diseños y símbolos que en un tiempo u otro han estado enlazados con la adoración idolátrica... el simple hecho de que en algún tiempo o lugar los adoradores de ídolos hayan empleado o empleen cierto diseño no significa automáticamente que los verdaderos adoradores siempre tienen que evitarlo" (Despertad! del 22 de mayo de 1977).

El dios Marsias murió
también en un madero.
Dentro de esa misma publicación agregan: "Muchas veces el significado de un diseño cambia según el lugar y el tiempo [...] Un símbolo de una religión pagana pudiera perder su connotación religiosa [...] Entonces, ¿a qué debe dar consideración el cristiano principalmente? No al significado que cierto símbolo o diseño posiblemente haya tenido hace mil años... sino lo que significa en la actualidad a la mayoría de la gente donde él vive" (Hemos resaltado lo importante)

No sería esto es un excelente consejo de la misma Atalaya. Lo importante es lo que significa actualmente, no en la antigüedad. Y es que si nos ponemos a negar la cruz por su "conexión con el paganismo", nos sorprenderíamos de que en la mitología griega, el dios Marsias fue desollado vivo colgado de un árbol o poste.

Si siguiéramos la misma regla que usan los testigos, entonces Jesús tampoco pudo morir en un madero de tormento pues tiene origen pagano, pero no es así. Todo ha apuntado claramente a que Jesús murió en una cruz.

¿Por qué usan entonces el "madero de tormento"?

La organización de los testigos de Jehová desde sus inicios ha querido diferenciarse de la que llama "religión falsa", todas las religiones son para ellos "la religión falsa", acusación algo atrevida (Lucas 6, 37). Haremos énfasis en que la Sociedad Atalaya ha querido diferenciarse de las demás religiones y para esto ha adoptado una táctica muy particular: Negar todo lo principal en que creen los demás cristianos.

¿Por qué? Parece ser que con esto quieren aparentar ser la religión verdadera y así poder acusar a las demás de estar equivocadas y haberse alejado de la verdad. (Romanos 2, 1).

Para poder lograr este cambio, han modificado la Biblia y tergiversado sus versículos para poder hacerle creer a usted y a mi que la Biblia enseña que Jesús fue "fijado en un madero". Compare los textos de la crucifixión entre la Biblia Católica y la Traducción del Nuevo Mundo:

"Ellos vociferaban: «¡Que muera! ¡Que muera! ¡Crucifícalo!». Pilato les dijo: «¿Voy a crucificar a su rey?»." (Juan 19, 15) (Biblia Católica, El Libro del Pueblo de Dios)

"Sin embargo, ellos gritaron: “¡Quíta[lo]! ¡Quíta[lo]! ¡Al madero con él!”. Pilato les dijo: “¿A su rey fijo en un madero?". (Juan 19, 15) (Traducción del Nuevo Mundo)

Y aunque efectivamente la Biblia menciona en Hechos 5, 30 que colgaron a Jesús del madero, pero todas las demás veces se menciona Cruz. Veamos un ejemplo: Si usted estuviera viendo unas camisas azules y usted dice que son blancas y le pregunta a 10 personas de que color son y las 10 responden azul ¿Quien estará equivocado? ¿Usted o ellos? Claramente usted, así pasa aquí; Si la mayoría de las veces se menciona cruz es por debe ser una cruz.

Con esto hemos visto que la Biblia, los registros históricos y la medicina apoyan la idea de que Jesús murió en una cruz y no en un "madero de tormento". La idea de un madero proviene solamente del segundo presidente de la Atalaya - Joseph Rutherford- a quién se le ocurrió borrar la cruz de su "organización".

La cruz y la Atalaya

La organización de la Atalaya uso durante muchos años el símbolo de la cruz como logotipo de sus publicaciones. No fue hasta el 31 de enero de 1936 cuando el segundo presidente – Joseph Franklin Rutherford- en su libro Riquezas afirmó que Jesús no murió en una cruz, sino en un “madero de tormento”.


Cabe mencionar que en 1919 habían afirmado que Jesucristo había visitado las instalaciones de la Atalaya y los había elegido como la religión verdadera porque solo enseñaban la verdad. Si en esa época se usaba la cruz, y Jesús no murió en ella, ¿No hubiera sido la oportunidad de Jesús de aclarar que no había muerto en una cruz?

Fuente, Conoce tu Iglesia


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


¿Conoces el hermoso significado de la cruz y el gesto de persignarse?


¿CONOCES EL HERMOSO SIGNIFICADO DE LA SEÑAL DE LA CRUZ CUANDO NOS PERSIGNAMOS?
Por Jesús Mondragón

Desde tiempos muy antiguos, los sucesores de los Apóstoles, tanto de oriente como de occidente, hablaban de que la señal de la cruz era el signo de los Cristianos. Nos referimos a los verdaderos Cristianos Católicos y Católicos Ortodoxos, no a los que hoy en día, desde la década de 1970 se hacen llamar a sí mismos “cristianos”, es decir, evangélicos. Como es bien sabido, ellos no se persignan, pero los primeros Cristianos Católicos sí que lo hacían y lo continuamos haciendo aún hoy en día.

El significado de la Cruz es precioso por su historia, por su significado y por su enorme poder contra las fuerzas del mal.

Es la señal de nuestra fe, la proclamación de quienes somos, lo que creemos y en quién confiamos. Es como un Credo en miniatura. La señal de nuestro agradecimiento y del amor más grande que Dios nos pudo dar.

Se sabe de hecho, que el Apóstol San Juan antes de su muerte dibujó una cruz sobre su cabeza con la mano.

En las actas de San Afri se nos relata que en cierta ocasión, un pagano le dijo a San Narquis y a su diácono: "Sé que son cristianos ya que con frecuencia signan su frente con la cruz."

Hasta los enemigos de los primeros Cristianos sabían que la Cruz era la señal por excelencia de los seguidores de Cristo y la utilizaban para burlarse de ellos como lo prueba el famoso “Graffiti de Alexámenos”, encontrado en las excavaciones del monte Palatino, fechado según los arqueólogos hacia el siglo primero, entre los años 85 - 95, en el que se dibuja una Cruz con un Cristo con cabeza de asno. Como ya lo había dicho San Pablo:

I Corintios 1:18
Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan - para nosotros - es fuerza de Dios.


El texto del graffiti dice:
"Alexámenos adorando a su Dios" 

LA COSTUMBRE DE PERSIGNARSE EN LOS PRIMEROS CRISTIANOS, LOS SUCESORES DE LOS APÓSTOLES O PADRES APOSTÓLICOS

"Para todas nuestras acciones, cuando entramos o salimos, cuando nos vestimos o tomamos baño, a la mesa o prendiendo las velas, si vamos a dormir o a sentarnos, al inicio de nuestras obras hagamos la señal de la cruz" Tertuliano Siglo II d.C

Cirilo de Jerusalén (c. 386 AD) enseñando que los nuevos creyentes deben continuar la tradición que ha llegado a través de los siglos:


“No nos vamos a avergonzar de confesar al Crucificado. Vamos a poner la señal de la cruz como un sello en nuestra frente: sobre el pan que comemos, sobre las copas donde bebemos; en nuestra salida y en nuestra entrada; antes de dormir; al descansar y al levantarnos; cuando vayamos por el camino o mientras continuemos nuestra marcha. Es un poderoso salvavidas; no tiene precio; por el amor al pobre; sin fatiga, por encima de la enfermedad; porque es la gracia que proviene de Dios, una insignia de la fe, y el terror de los demonios; porque “Él los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” [Col 2:15]. Porque cuando miran la cruz, se les recuerda al Crucificado.”

Tenemos que realizar con amor y emoción este signo que nos recuerda que Jesús ha muerto por nosotros y por nuestros pecados. Es la señal de nuestra intención de servir a Dios, de palabra, pensamiento y sentimiento, pronunciando estas misteriosas palabras.




"EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO"

Me comprometo a obrar:

• en el nombre del Padre que me ha creado.
• en el nombre del Hijo que me ha redimido,
• en el nombre del Espíritu Santo que me santifica.

En una palabra: a actuar como un auténtico hijo de Dios. Este gesto es la señal de la consagración de toda mi persona a Dios, uno y trino.

Al tocar mi frente: Ofrezco todos mis pensamientos a Dios.

Al tocar mi pecho: Consagro a Dios todos los sentimientos de mi corazón.

Al tocar mi hombro izquierdo: le entrego todas mis penas y preocupaciones.

Al tocar mi hombro derecho: le consagro mis acciones.

La señal de la Cruz es por sí misma, gran fuente de gracia y poder, temida por Satanás y sus espíritus demoníacos.

Es considerada como la mejor forma de prepararse para la oración, aunque ya es por sí misma una bella oración, y de las más impresionantes. Es una bendición. Si es emocionante ser bendecido por el Papa, por un Obispo, ¡Cuánto más ser bendecido por el mismísimo Dios!

LA CRUZ SERÁ LA SEÑAL QUE ANUNCIE LA LLEGADA DEL HIJO DEL HOMBRE, DE CARA AL FIN DEL MUNDO

Mateo 24:30
Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre; y entonces se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria.

Señor, concédenos la gracia de hacer de la señal de la cruz un "Heme aquí" motivador para la oración, para la acción, para nuestro día entero; así como una poderosa llamada para que las bendiciones del cielo sean derramadas sobre nosotros en preparación a tu venida. Amén, ¡Ven Señor Jesús!


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



La cruz de Cristo, sabiduría de Dios


LA CRUZ ES SÍMBOLO DEL AMOR MÁS GRANDE QUE DIOS PUDO DAR AL HOMBRE.

LA CRUZ ES SÍMBOLO DEL PODER DE DIOS, PORQUE ¡CRISTO VIVE!

PERO HAY QUIENES SON ENEMIGOS DE LA CRUZ DE CRISTO.
Por Jesús Mondragón

Muchas han sido las veces que algún "cristiano" no Católico nos comenta que nosotros, los Cristianos Católicos adoramos a un Dios muerto, o a un Cristo muerto.

Ante tales comentarios no nos queda más que nuestra cara de sorpresa en un inicio y después sonreír triste e indulgentemente. Es sorprendente como hay personas que sólo repiten lo que oyeron decir a otros, sin pensar, analizar e investigar por sí mismos.

Jamás he escuchado o leído decir al Católico más sabio o ignorante, que nuestro Dios Jesucristo está muerto, cuando todo mundo sabe aún los no cristianos que Cristo resucitó, pues como dijo San Pablo:

"Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe". 1 de Corintios 15,14.

“Pues, ciertamente, fue crucificado en razón de su flaqueza, pero está vivo por la fuerza de Dios. Así también nosotros: somos débiles en él, pero viviremos con él por la fuerza de Dios sobre vosotros.” 2 Corintios 13,4.


Otros dicen que si con una pistola o cuchillo mataran a mi hijo, sería ilógico colgarse al cuello el arma asesina. Para eso la siguiente respuesta: El cuchillo y la pistola son causa de muerte, la Cruz en cambio, pasó de ser un arma que causa la muerte en instrumento dador de vida. Vida para el mundo y ¡todo el género humano!

"En efecto, yo por la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios: con Cristo estoy crucificado.” Gálatas 2,19.

Otros dicen que al representar a Jesucristo crucificado lo volvemos a crucificar para burla del mundo, para esto citan el siguiente texto bíblico, aunque claro, fieles a su falta de honestidad no lo citan completo, pero nosotros sí lo haremos.

"Porque es imposible que cuantos fueron una vez iluminados, gustaron el don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, saborearon las buenas nuevas de Dios y los prodigios del mundo futuro, y a pesar de todo cayeron, se renueven otra vez mediante la penitencia, pues crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia". Hebreos 6,4-6.

Cualquier persona de mediana inteligencia podrá notar que ahí no se habla de imágenes o crucifijos, sino de VOLVER A PECAR DESPUÉS DE CONOCER A DIOS, y que con nuestros pecados volvemos a crucificar al Señor, y quienes se burlan ante un crucifijo no somos los Cristianos Católicos, sino los evangélicos, los miembros de las sectas y los que no creen.

Pero, ¿Qué dice la Biblia sobre la Cruz y lo que representa para los verdaderos Cristianos?

POR MEDIO DE LA CRUZ DIOS CANCELÓ (PERDONÓ) NUESTROS PECADOS

"pues Dios tuvo a bien hacer residir en él toda la Plenitud, y reconciliar por él y para él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos". Colosenses 1,19-20.

"Canceló la nota de cargo que había contra nosotros, la de las prescripciones con sus cláusulas desfavorables, y la suprimió clavándola en la cruz". Colosenses 2,14.


LOS VERDADEROS CRISTIANOS SEREMOS PERSEGUIDOS ¡POR CAUSA DE LA CRUZ!

"En cuanto a mí, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué soy todavía perseguido? ¡Pues se acabó ya el escándalo de la cruz!". Gálatas 5,11.

"Los que quieren ser bien vistos en lo humano, ésos os fuerzan a circuncidaros, con el único fin de evitar la persecución por la cruz de Cristo". Gálatas 6,12.


SAN PABLO SE SIENTE ORGULLOSO DE LA CRUZ DE CRISTO Y TODOS SOMOS CRUCIFICADOS TAMBIÉN.

"En cuanto a mí ¡Dios me libre gloriarme si nos es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo es para mí un crucificado y yo un crucificado para el mundo!". Gálatas 6,14.

POR MEDIO DE LA CRUZ SE RECONCILIÓ EL MUNDO EN UN SÓLO CUERPO

"y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la Enemistad". Efesios 2,16.

LOS APÓSTOLES PREDICABAN SOBRE LA BASE DE JESUCRISTO CRUCIFICADO, ASÍ COMO HOY LA IGLESIA CATÓLICA

Desde un inicio, la base de la predicación apostólica era la presentación de Cristo crucificado, cuando en la Biblia se habla de “la predicación”, se refiere a la Cruz de Cristo.

La Iglesia Católica y Apostólica, sigue hoy predicando al mundo a Cristo crucificado, lo cual es una locura para los evangélicos.

I Corintios 1,17-18
Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio. Y no con palabras sabias, para no desvirtuar la cruz de Cristo. Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan - para nosotros - es fuerza de Dios.

I Corintios 1,23
nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles.

I Corintios 2,1-2
Pues yo, hermanos, cuando fui a vosotros, no fui con el prestigio de la palabra o de la sabiduría a anunciaros el misterio de Dios, pues no quise saber entre vosotros sino a Jesucristo, y éste crucificado.

Gálatas 3,1
¡Oh insensatos gálatas! ¿Quién os fascinó a vosotros, a cuyos ojos fue presentado Jesucristo crucificado?


SAN PABLO, CON LÁGRIMAS NOS ADVIRTIÓ QUE EXISTEN ENEMIGOS DE LA CRUZ DE CRISTO

"Porque muchos viven según os dije tantas veces, y ahora os lo repito con lágrimas, como enemigos de la cruz de Cristo". Filipenses 3,18.

Si después de lo aquí expuesto alguien quiere seguir viviendo como ENEMIGO DE LA CRUZ DE CRISTO ese es su problema, pero que no venga a decirnos a los Cristianos Católicos que la Cruz no es buena y que nuestro Dios está muerto.

Existen otros seres a los que la Cruz de Cristo los horroriza, ¡Satanás y sus demonios!

¡CRISTO VIVE!


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

Alexámenos, el graffiti que demuestra que Jesucristo murió en una cruz


UNA GRAN HISTORIA DE LOS PRIMEROS TIEMPOS DEL CRISTIANISMO

LA MÁS ANTIGUA REPRESENTACIÓN DE LA CRUZ DE CRISTO, “EL GRAFFITI DE ALEXÁMENOS”

Se considera la primera representación pictórica conocida de la crucifixión de Jesús. El grafiti fue descubierto en 1857, cuando el edificio denominado domus Gelotiana (una especie de internado para los pajes imperiales) fue desenterrado en el monte Palatino. Se data como fecha aproximada el año 85-95 d.C., bajo el emperador Domiciano, ya que posteriormente habría permanecido sellada la casa. Es el grafiti de Alexámenos.
Por Kenneth Pierce

“Alexámenos adorando a su Dios”

Pocas personas saben que una de las representaciones más antiguas que conocemos de la crucifixión de Cristo no es una hermosa imagen del Señor, ni siquiera un intento piadoso de los primeros cristianos por recordar a Jesús en su Pasión. Es, por el contrario, una burla: un crucificado con cabeza de asno. Se encuentra en Roma, y fue dibujada por algún desconocido para burlarse de Alexámenos –un joven cristiano– por su fe en Cristo. Debajo del dibujo aún se puede leer la siguiente inscripción en griego: “Alexámenos adorando a su Dios”.




Como sabemos, los primeros siglos del cristianismo serían una época de muchísimas persecuciones y ataques a los cristianos. Incluso antes de las grandes persecuciones fieles como Alexámenos debían sufrir la oposición y los ataques de conocidos y desconocidos.

Entre otras muchas lecciones que podemos extraer de esos tiempos se encuentra la siguiente: al cristiano nunca le faltarán tribulaciones. Estas pueden ser interiores o exteriores, pero ciertamente aparecerán en muchos momentos de nuestra vida.

Quien sigue a Cristo sabe que tarde o temprano, de un modo u otro, sobrevienen las tribulaciones. Es quizás humanamente comprensible querer que nuestra vida transcurra por las aguas tranquilas de un mar calmo. Las vidas de los grandes santos, sin embargo, nos enseñan que los obstáculos son parte de nuestro peregrinar terreno y que es iluso un cristianismo sin cruz.

“Alexámenos es fiel”


El cristiano debe acoger la gracia de Dios para crecer en esta gran virtud de la esperanza. Esto precisamente nos pedía San Pedro: una paciencia nutrida de esperanza. No es la actitud de quien se encoge sobre sí mismo para aguantar los golpes de la vida. La “hypomone”, la esperanza que nos pide el Apóstol, mira siempre al Señor, confiando en su amor y en sus promesas, que nunca –nunca– fallan. Es por eso una esperanza activa, no resignada sino tenaz, firmemente anclada en la fe.

La historia de Alexámenos no se queda en la burla. A pocos metros, en otra pared, fue grabada otra inscripción: “Alexámenos es fiel”. Quizás la escribió él mismo Alexámenos o alguien que lo conocía. Eso no lo podemos saber. Lo que sí podemos saber es que con toda seguridad, en medio de las dificultades, Alexámenos enfrentó la situación con fe firme y una tenaz esperanza. Es decir, con “hypomoné”.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


Jesucristo, ¿Fue crucificado en un poste o una cruz?


JESUCRISTO NO FUE CRUCIFICADO EN UNA CRUZ, SINO EN UN POSTE VERTICAL, ESO DICEN LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

PERO, ¿QUÉ DICE LA BIBLIA?
Por Jesús Mondragón  (Saulo de Tarso)

Fieles a su costumbre de negar todo lo que sea cristiano, los testigos de Jehová, sostienen que Jesucristo no fue crucificado en una cruz, sino en un poste o palo vertical.

El gran San Agustín decía que: “a la Biblia, como a los leones, no hace falta defenderlos, basta con abrirles la jaula”. Con un par de textos bíblicos que no requieren mayor problema de interpretación, refutaremos la afirmación de la secta jehovista. La primera cita es del Evangelio de San Mateo:

“Sobre su cabeza pusieron, por escrito, la causa de su condena: «Este es Jesús, el Rey de los judíos.»” Mateo 27,37.

La Biblia especifica que el letrero fue puesto sobre su cabeza, no sobre sus manos, como hubiera ocurrido de haber sido crucificado en un poste.

El siguiente y aún más contundente testimonio es del Apóstol San Juan, quien afirma que se utilizó más de un clavo, para fijar las manos de nuestro Salvador a la Cruz y no un solo clavo, como habría sucedido si hubiera sido crucificado en un poste vertical.

“Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.»” Juan 20,25

Los testigos de Jehová sin embargo, se niegan a creer lo que la Escritura afirma de forma tan clara. Vale por hoy...


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES