Mostrando las entradas con la etiqueta VIRGEN DEL SOCORRO. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta VIRGEN DEL SOCORRO. Mostrar todas las entradas

Oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para protección de los hijos.

 



El icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es una de las imágenes más conocidas y más queridas de la Virgen María. Se le conoce por sus increíbles milagros a lo largo de la toda la historia. Es por ello que, si quieres hacer oración por tus hijos, entrégalos a nuestra Madre, la Virgen del Socorro para que extienda su maternal cuidado sobre ellos. 

Hoy en día, las devociones de la novena - en iglesias y capillas, hogares y hospitales, en televisión y radio, e internet - nutren la fe y la oración de millones de fieles en todo el mundo San Alfonso María de Ligorio, uno de los grandes devotos de la Santísima Virgen, escribió en su famoso libro: Las Glorias de María, lo siguiente: "Aquellos que aman a María la llaman Madre. Podría decirse que no hay otro nombre para llamarla, ya que nos trajo a la vida en el Calvario, cuando ofreció a su Hijo para nuestra redención".

En Evangelii Gaudium, el Papa Francisco nos dejó varias citas hermosas sobre María, una de ellas dice: "En el Calvario, cuando Jesús nos dejó a su Madre para que fuese nuestra Madre, le dio una misión: acompañarnos en nuestro viaje como madre, enseñarnos y traernos fuerzas. "No se turbe vuestro corazón ... ¿No estoy aquí, quién es vuestra Madre?" (EG 285, 286) Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

En este icono, María no solo acuna a su Hijo y los agarra con sus manos, sino que además, su mano derecha apunta a Él. ¡Jesús es el Camino! Mientras María nos acompaña, ella nos guía constante y suavemente a Jesús. Él es el Evangelio vivo, el Verbo hecho carne, nuestro Redentor y nuestro hermano. Es este encuentro con Jesús que llena nuestros corazones y nuestras vidas de alegría. Su mensaje es Jesús, y su mensaje es amor, amor tierno. Con una ternura infinita, su gesto nos dice: "Hagan lo que Él les diga" (Juan 2,5)

María te invita a abrirte al misterio de la presencia de Dios contigo aquí y ahora. Esos ojos conocen la alegría y el sufrimiento, la paz y los problemas. Los ojos de María hablan a nuestro corazón. Ellos nos invitan a llevarla a nuestras casas, tal como el Discípulo Amado la llevó a su casa desde el Calvario. Ella es y será siempre nuestra ayuda perpetua en nuestro camino de peregrinación La siguiente oración es una oración hermosa a la Virgen del Perpetuo Socorro para que ayude siempre a nuestros hijos en todos sus necesidades. 

Oración por los hijos a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. ¡Madre Mía, socorre a mis hijos!

Qué esta palabra sea el grito de mi corazón desde la aurora. ¡Oh María!, que tu bendición los acompañe, los guarde, los defienda, los anime, los sostenga en todas partes y en todas las cosas. Cuando postrados ante la presencia del Señor le ofrezcan sus tributos de alabanza y oración, cuando le presenten sus necesidades o imploren sus Divinas Misericordias, ¡Madre Mía socorre a mis hijos! Cuando se dirijan al trabajo o al estudio donde el deber los llama; cuando pasen de una ocupación a otra, a cada movimiento que ejecuten, a cada paso que den y a cada nueva acción ¡Madre Mía, socorre a mis hijos!

Cuando la prueba venga a ejercitar su debilísima virtud y el cáliz de sufrimiento se muestre ante sus ojos; cuando la Divina Misericordia y purificarlos por el sufrimiento, ¡Madre Mía, socorre a mis hijos! 

Cuando el infierno desencadenado contra ellos, se esfuerce en seducirlos con los atractivos del placer, las violencias de las tentaciones y los malos ejemplos, ¡Madre Mía, socorre y preserva de todo mal a mis hijos! 

Cuando en la noche se dispongan al descanso a fin de continuar con nuevo fervor al día siguiente su camino hacia la patria eterna ¡Madre Mía, socorre a mis hijos! 

Qué tu bendición Madre Mía, descienda sobre ellos, en el día, en la noche, en el consuelo, en la tristeza, en el trabajo, en el descanso, en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte. Amén Rezar tres avemarías. Oh Señora Madre del Perpetuo Socorro, ruega por nosotros que acudimos a ti. Te confiamos a todos los hijos para que los guíes y protejas siempre. Amén.

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES